24/5/22

HUIDAS. SELECCIONADO EL MES DE ABRIL EN EL CONCURSO DE MICRORRELATOS SOBRE ABOGADOS

 


Hace calor. Ni una brisa ligera que mueva las ramas y traiga el olor del jazmín y el cardamomo, el del sudor del animal en la carrera. Pero el legado de mi pueblo pone alas en mis pies. Rememoro. Ella se mueve como gacela bajo el baobab. El ritmo lo lleva dentro. Echamos los malos espíritus entre danzas y besos.

Ya estoy cerca. Lo conseguiré. Sobrevivir para empezar una nueva vida. Ese es el plan. Estudiar abogacía. Halima y Ajani. Los dos juntos para defender a nuestra gente. El dulce olor a sangre derramándose en la tierra se acerca. Él lucha por alcanzarme, aun herido. Yo por ponerme a salvo en nuestra aldea.

SENDEROS

 



Amanece sin canto de gallo ni ring ring chirriante de despertador. Móvil y música. Me incorporo. Miro el lado vacío de mi cama. A los pies las zapatillas que se doblan, flexibles, y caben dentro del puño.

El calzado es fundamental, niña. La abuela llevaba siempre alpargatas. A mí me compró unas para que la acompañara en sus últimos viajes al pueblo vecino, cuando ya los juanetes horadaban la loneta de las suyas. Once kilómetros de ida con una cesta de huevos y una garrafa de aceite para vender. El medio de subsistencia durante años para mantener a mamá y al tito.

Reviso el avituallamiento. Pan y queso para el camino. Agua, mucha agua. Es la última etapa. El cielo se aclara. Ni una nube. Hará calor. Se escucha crotorar a las cigüeñas en el campanario. Me pongo en marcha, mochila a la espalda y tu gorra a estrenar, Roberto, en la cabeza. Las sombras de los árboles juegan con el sol a dibujar figuras en el suelo. Siento el cansancio, pero no me importa. Después de los primeros días y algún roce del calcetín por imprudente, todo ha ido según lo planificado. La naturaleza y yo. Nada más. Importaba la motivación. Importaba hacer nuestro camino.

La abuela me dejó uno de aquellos días, en mitad del camino. Soltó la garrafa de aceite y cayó a un lado, como si estuviera rota por la cintura, tan frágil y menguada por la edad, con el mandil de cuadritos negros y grises cubriendo su luto permanente por la hija muerta. Yo solté la cesta y los huevos se abrieron. Corrió la clara como babas de caracoles hasta los jaramagos de la cuneta, mientras las yemas reventaban, amarillas, cerca de sus pies. Vinieron las urracas a picotear.

Yo no quería hacer el camino de Santiago, Roberto. Yo, atea, no le veía sentido a esto. No seas tonta. Es una experiencia única. No tienes que verlo como algo religioso, me dijiste. Pero yo me resistía, escéptica, hasta que acepté, más que nada, por estar juntos. Y fuiste conmigo a elegir estas zapatillas aladas con las que estoy a punto de completar una ruta en la que he disfrutado de tu compañía, porque en cada paso que daba estabas a mi lado, en el plano que trazaste, en las paradas, en los lugares donde pernoctar y recibir el día.  Tuviste que morirte y dejarme sola, Roberto, y es duro de aceptar. Era nuestro último proyecto. Y debo decirte que tenías razón. Este camino es una senda de vida.  Me detengo. Busco un lugar donde comer y beber antes de encarar el último tramo.

Mi madre lloraba, me abrazaba y no dejaba de decir pobrecita, pobrecita, encontrarse sola en esta situación. Pero yo me sentía afortunada. Había estado hasta el final con mi abuela, a quien tanto quería.

Plaza del Obradoiro. La catedral, majestuosa, imponente. Hemos llegado, Roberto. Se me aflojan las piernas. Tengo que sentarme en el suelo. Me tiembla la barbilla. Estoy llorando.


15/5/22

TIEMPO PARA SOÑAR

 


 

Tomada de la red


7 h.

Cielo despejado. Sol radiante. Me levanto. Me visto. Me calzo mis zapatillas superguays. Desayuno tazón de leche con pan desmigado.

 

8:30 h.

Comenzamos el camino, ligeros y bromistas. Conforme avanzamos, las mochilas pesan y el calor enmudece. En el cielo se desperezan las alas de las rapaces.

 

14:00 h.

Comemos bocadillos de jamón y queso. La morenita de ojos verdes no deja de mirarme. La invito a chocolate.

 

16 h, más o menos.

 La morenita y yo descansamos debajo de la sombra de un pino.

 

16:30 h.

 Reanudamos el camino. Risas, muchas risas.

 

20 h.

Ducha en el albergue El Peregrino. Le enjabono la espalda. Ella también a mí. Jugamos con las pompas de jabón.

 

21 h.

Cena. Brindamos con zumo de melocotón. Le doy un beso. Ella ríe.

 

21.30 h

Soy feliz.

Fin de viaje.



8:00 h

Escucho el ruido de las ruedas sin engrasar acercándose a mi puerta por el pasillo. Mamá viene a levantarme.

 

 

15/4/22

RESEÑA DE «EL CURIOSO INCIDENTE DEL PERRO A MEDIA NOCHE» DE MARK HADDON

 

La adolescencia como la nada del domingo agonizando. A veces, cuando sentías un pequeño gran desengaño, el cuerpo enfermaba y tu madre decía: «Te duelen los huesos, eso es que estás creciendo». Tenía razón: dolía el crecimiento. 

Etapa con sabor a algodón dulce y a piedra amarga, hermanas siamesas que, a veces, se pisan; donde el mundo está contra ti y la realidad de los adultos que te rodean es ajena e incomprensible. 

Imaginemos la adolescencia de una persona especial. Todo lo expuesto elevado a la enésima potencia. 

El curioso incidente del perro a media noche, de Mark Haddon, es un libro escrito con la voz de Cristopher Boone, un chico con trastorno del espectro autista. Su valentía para enfrentarse a uno de sus mayores retos: explorar el mundo en solitario.

La imaginación, su percepción de lo que ocurre a su alrededor, la determinación, a pesar de los obstáculos, de desentrañar un misterio, que es su manera de acercarse y entender a las personas, interpretar sus gestos, motivaciones, el cómo y el porqué, en definitiva, de las relaciones humanas.

Una historia de intriga y descubrimientos donde el humor destaca como la herramienta más potente en este viaje de superación personal.

12/4/22

COMPLEMENTARIOS

 




La infancia y la adolescencia nunca nos abandonan. Están presentes el resto de nuestras vidas. Con una fuerza que trasciende y viene cargada de imágenes, olores y sabores que vuelven con el recuerdo. Son estallidos de felicidad como pompas de chicle de fresa y también hiel de desesperación y dolor profundo. El petricor después de una tormenta de verano. Las promesas de las luces de colores en la feria. Las derrotas con sabor a almendras amargas. El sinsentido anudando los tobillos. El fracaso. La nada. Soñar y despertar en tu pesadilla. Única. Nadie con quien compartirla. Días de mucho sol y otros de ventisca. El abismo de sentir la soledad. La culpa. La incomprensión. El sustento de la complicidad que se rompe en pedazos y nunca volverá a recomponerse. El camino por andar. A veces recto y cargado de esperanza, como un campo de amapolas; otras, lleno de ortigas que escuecen en la piel. Y todo queda. Es la mochila que llevaremos como equipaje el resto de nuestras vidas.

Nos reconocemos en libros como EL SUR de Adelaida García Morales. Y también en EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO de Jerome David Salinger. Tan diferentes y, sin embargo, cercanos. Somos Estrella y somos Holden Caulfield. 

Dos libros imprescindibles para entender, para entendernos.  

10/4/22

QUIEN A HIERRO MATA. SELECCIONADO EL MES DE FEBRERO EN MICRORRELATOS SOBRE ABOGADOS

 

                                                                 Tomada de la red



Después del desestimatorio del recurso presentado por su abogado no pudo evitar la cárcel. Solicitó la de reciente construcción, bajo su mandato. Ahora se arrepentía de no haber ordenado celdas más espaciosas. Las comisiones de unos y otros hicieron que la constructora abaratara costes. Había sala con wifi pero, acceso restringido a internet. Claro que empatizar, con sobre bajo cuerda, con el director del centro le había allanado muchos caminos. Tenía trato preferente en todo. En nada, estaría en la calle, pensaba satisfecho mientras miraba desde la ventana el valle, cauce de río o algo así, dijeron los ecologistas, siempre dando guerra.

Y entonces comenzó a moverse la cama, la mesilla, el sillón… un rumor que fue creciendo hasta convertirse en bramido. El edificio, construido sobre arenisca y con materiales de bajísima calidad, cayó hasta convertirse en un montón de ladrillos que escupía polvo al cielo.


RESEÑA DE MANUAL PARA MUJERES DE LA LIMPIEZA DE LUCIA BERLIN

 


MANUAL PARA MUJERES DE LA LIMPIEZA

Lucia Berlin

Los arañazos, los cortes superficiales y los profundos, los encuentros y desencuentros, los instantes plenos de felicidad, las derrotas, el humor liviano, el espeso y negro, el alquitrán pegado a la suela de los zapatos, la rebeldía, la insolencia, el amor y el desamor, la ternura. La huella de una vida nada convencional. El libro de Lucia Berlin contiene cuarenta y tres relatos tan verosímiles y pegados a la piel de la autora que es imposible no identificarse con las vidas de tantas mujeres contenidas en una sola. Las historias de Lucia Berlin se meten dentro; profundas, diáfanas, duras y brillantes, con relatos de inmersiones en el mar, de desesperación y supervivencia, contando los minutos para la llegada del amanecer y la apertura de las licorerías, relatados con la ternura, el humor y la camaradería del que da título al libro: Manual para mujeres de la limpieza.

Los relatos de Manual para mujeres de la limpieza muestran, fundamentalmente, el orgullo y arrojo de una mujer desplegada en muchas, como fractales, que cae y se levanta para seguir, en los límites de la intensidad, construyendo vida.

30/3/22

LA FLOR. RELATO INCLUIDO EN EL LIBRO DEL XV PREMIO OROLA



Aquella humilde flor parecía nacer del muro. De pétalos delicados, cada uno recogía la savia del saber que dentro compartían profesores con estudiantes, ávidos de cultura. La flor. Regada con ráfagas de lluvia fina que empapaban y fertilizaban la tierra. Gotas de sangre que habían hecho brotar la primera flor preñada de luz. Orgullo de todos. Del polen de aquella primera flor nacieron nuevas que arroparon las paredes y se reprodujeron para dar testimonio de sabiduría y belleza. Levantada sobre cimientos sólidos, la universidad mostraba orgullosa su edificación de siglos. Habían pasado generaciones de españoles, nativos y nuevos habitantes nacidos del mestizaje entre los pueblos. Generaciones que seguían esparciendo la semilla del conocimiento por el mundo.


17/3/22

EL FOTÓGRAFO

 


Tomada de la red

Las detonaciones se escuchan cerca. Están tomando la ciudad. Salgo al jardín. El cielo se ilumina con edificios ardiendo como antorchas gigantes. Disparo varias ráfagas para captar las imágenes. No lo veo venir. Me sorprende la orden a mis espaldas. Obedezco. Dejo la cámara en el suelo, me acuclillo y cubro mi cabeza con las manos. Inmortalizar el amanecer y saborear la primera taza humeante de café de la mañana. Plasmar la tarde de tertulia en torno a unas jarras de cerveza en el bar del hotel. Retratar la pasión de una última noche con Lina, follando hasta caer rendidos. Tres deseos sí, pero un solo día. Espero el tiro de gracia.

El punching ball de todos los periodistas, el chico de los recados, el payaso que recoge burlas y chistes como si fueran pelotas de tenis interrumpe la escena con un fundido en negro al aparecer por la puerta. ¿Qué haces así?, pregunta.  El soldado ha desaparecido. También mi cámara.

4/3/22

VUESTRAS GUERRAS, NUESTROS MUERTOS

 

Tomada de la red

Voy de la habitación de mi madre a la de mis niños y a la nuestra; de la cocina, al baño. Día y noche. Los cuento y recuento. Sigue faltando él. A veces ocurre el milagro de unos minutos de silencio atronador. Entonces echo el pestillo, bajo la tapa y me siento en el váter a llorar. Ruedan las lágrimas, redondas y pesadas, por mi cara, bajan y se despeñan en mis rodillas y corren por los cauces secos de las junturas de las baldosas. La primera vez que lloré aquellas lágrimas que se movían bajo la presión de un dedo pero no se deshacían, comenté la rareza con el médico del vecindario y se quedó embobado con aquellas bolitas parecidas al mercurio. Vinieron a llevárselas para analizarlas: agua y sal, poco más. Y sin embargo, densas como metal líquido. Experimentaron con los monos. Ninguno sobrevivió. Muerte por tristeza extrema, determinó el forense. El ejército me ofreció comprar mis lágrimas para la guerra, pero yo no quise. Así pues, cuando un grito tras una detonación me reclama, me pongo de rodillas y busco bien por todos los rincones, las recojo y las meto en un termo grande de acero inoxidable y enrosco bien la tapa para que no lleguen nunca a las manos de mis hijos, para que nunca se usen como armas.

12/2/22

AGUJEROS NEGROS- GANADOR DE DICIEMBRE DE LA XI EDICIÓN DEL MICROCONCURSO CONVOCADO POR LA MICROBIBLIOTECA

 

Agujeros negros

Escucha la llave de hierro girar en la cerradura. Los goznes oxidados chirrían al abrirse la puerta. La silueta se recorta, imponente, en el cuadrilátero de luz. Huele a miedo, veneno y orines de ratas en el sótano. El niño sabe que va a morir. La sombra baja el primer peldaño. Ante los ojos del chico, la bola irisada en el quinto escalón de la escalera se le presenta como su única esperanza de salvación. Conforme la oscura figura acorta distancia, el sonido de loza y cristal se materializa en una bandeja con plato de comida y vaso de agua. El pequeño tiene sed. Mucha. El miedo se repliega. Necesita beber con urgencia. Anhela que lleguen hasta él las zapatillas cochambrosas. La suela izquierda pisa la canica. y el cuerpo sale despedido a los pies del chaval. Un crac de rama rota. La bandeja a un lado, las patatas guisadas esparcidas por el suelo y los cristales sobre un charquito. Pasan minutos, tal vez horas. El muchacho tiembla. Ha mojado el pantalón. Despierte, por favor, suplica con un hilo de voz.

CORRELACIÓN - SEGUNDO FINALISTA DEL IX CERTAMEN DE MICRORRELATO «REALIDAD ILUSORIA»

 

Tomada de la red

Elegí la cocina porque podría verlo desde esa ventana. También él a mí, pero nunca le sorprendí una mirada. Ahí estaban la mesa, la silla y la pistola. Y él sentado con la cabeza gacha. Cogió el arma. Jugueteó con ella. Se metió el cañón en la boca. ¡¡No, no, no no!!, grité desesperado, Moví los brazos. ¡Mírame, mírame! Me miró. Soltó la pistola. Comenzó a agitar las manos a izquierda y derecha. Parecía, de verdad, muy afectado. Aflojé el nudo de ahorcado y saqué el lazo de la cuerda por mi cabeza. Puede que también me quisiera.

27/1/22

IMITANDO A MAMÁ

 


 

Tomada de la red

No existe un ruido más sonoro que el que no oigo. Estoy sentada al lado de la ventana, justo donde mamá se distraía con el movimiento del patio. Imagino que será parecido a lo que observaba ella. La camioneta que trae comida para la cocina acaba de marcharse después de descargar el pedido. Y otra vez se ha quedado el patio a merced de los insectos que revolotean y se estrellan a veces contra los cristales. Gambita, la gata, avanza sigilosa hacia los gorriones que beben en los charcos. La muy tonta siempre cree que puede sorprenderlos. Pero los pájaros son listos. No hace falta oírla, la huelen, ven el jaramago que brotó libre en una grieta del cemento, y el movimiento a su paso, la intuyen cerca, sienten la quietud tensa de los polluelos en el nido de la magnolia. Y cuando la zarpa está a punto de echarse sobre uno de ellos, levanta el vuelo y regresa el estallido de la vida. Fuera ocurren cosas interesantes, dentro también. Pero hoy Sandra me deja que ande distraída de la lección que ella explica. Un recordatorio o una despedida. Igual da.

            Yo quería ser como mamá. Fuerte para aguantar las noches en vela cuando enfermó papá, y delicada para las caricias y los abrazos con los que me da amor. Vestida y peinada con esmero, tanto para ir al cine como para hacerme los espaguetis que me gustan, o sentarse frente al ordenador a escribir sus cuentos para niños con los dedos aleteando cual mariposas sobre el teclado. Admiro a mi madre. Por eso decidí ponerme tapones en los oídos, para ser como ella.

            Había escuchado tantas veces la historia que me la sabía de memoria. Cuando mamá era niña la tomaron por tonta. No atendía, decía su maestra, no seguía la clase, siempre distraída con el vuelo de una mosca. La pusieron en el primer pupitre, lejos de la ventana y cerca de la señorita Mercedes. Pero no adelantaron nada. Decidieron hacerle pruebas y llegaron a la conclusión de que era algo cortita. Así lo dijeron: algo cortita, ella que siempre pasó más de una cabeza a todos los niños y niñas de su clase como se ve en fotografías antiguas. También hablaron de sordera. Pero lo importante, según dijeron, era que su inteligencia no daba para lo que se le exigía y por tanto le convenía ir a un colegio especial, con niñas como ella. Sin embargo, a los abuelos aquella opción no les convencía. ¡Pero si es más lista que el hambre!, repetían sin cesar. Se negaron a cambiarla de colegio. El director decidió armarse de paciencia. Solo era cuestión de tiempo que se dieran cuenta de su error. Recapacitarían y harían lo más adecuado para la niña. Mientras tanto, la señorita Mercedes pondría todo su empeño en que aprendiera y él buscaría ayuda para lo de su sordera. La señorita Mercedes lo intentó durante un tiempo, pero mamá estaba a disgusto, se comportaba mal, era bravucona y peleaba por cualquier cosa. Pronto se hartó la maestra y la devolvió a su lugar de antes, junto a la ventana, sin compañeros de pupitre a los que incordiara.

            Mamá miraba el patio. Todo el movimiento, todo el colorido, y, en primavera, cuando abrían las contraventanas para que entrara la brisa que refrescaba el aula, el olor de las flores de la magnolia actuaba como un poderoso elixir que la mantenía en un estado de ensoñación. Cuando salía con los niños y niñas al recreo, mientras ellos jugaban al balón y ellas a saltar a la comba, se entretenía en seguir la fila de hormigas hasta el hormiguero, en observar a los pájaros picoteando algún grano entre la hierba, o el vuelo de las abejas, de flor en flor. Y con insectos, gorriones, árboles y flores creaba  historias en su cabeza.

            Uno de esos días de primavera apareció Amelia. Dominaba la lengua de signos. A mamá no le gustó que se acercara a ella. Se había acostumbrado a estar sola, algo salvaje, sin disciplina ni esfuerzo alguno por aprender. Pero Amelia siempre encontraba la puerta por la que entrar y conseguir la colaboración de sus alumnas y alumnos. Mamá quería contar historias aunque ella aún no lo sabía, así que lo hacía en sordina y Amelia la observaba y seguía sus cuentos leyéndole los labios. ¿Quieres escribirlos para que todo el mundo los pueda leer? Pues tendrás que esforzarte y trabajar muy duro, le dijo. Y lo hizo. Ya lo creo que sí. No solo estudiaba en el colegio con Amelia, también la acompañaba a la fundación de la que era miembro y allí seguía su aprendizaje. A todas horas, sin rendirse jamás. Así fue cómo consiguió ser la escritora de cuentos que entusiasma a niños y niñas.

Yo quise ser como mamá.

            Cada cual tiene sus metas. Cada una sus dificultades. La tuya no es la sordera, Clara, no está bien que hagas uso de ella, me explicó cuando la llamaron del colegio para contarle que me había puesto unos tapones en las orejas y me negaba a quitármelos. Me sentí avergonzada.

            Lo he entendido. Sé lo que no soy. Sé lo que no tengo y lo que sí. Sé que tengo a mi madre, que la admiro y que me gustaría ser tan fuerte como ella, pero también sé que no soy ella y que tengo toda una vida propia por delante.