21/4/17

EL TIEMPO ENCRIPTADO O EL MILAGRO (NO TAN) SECRETO


fotografía tomada de la red

El primer día tiró, distraída, el agua del cubo al patio. El segundo, le pareció que el hombre a quien iban a fusilar era el de la víspera. El tercero, se acercó con precaución, aplastando a la abeja que proyectaba una sombra fija en una baldosa. No se movía un pelo de aire. El cuarto, limpió con el trapo del polvo la gota de agua de la mejilla del reo. Después enfermó. Cuando volvió, sólo quedaba una salpicadura de sangre en la pared del patio.

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.