13/4/14

DÍA DEL ADOLESCENTE

Tomada de la red.

Para que aprendas. Sólo por eso lo hago. Tómatelo como una medicina. Y no te quiero oír ni una queja. Me tienes harto con tus llamadas de madrugada y los registros en mi habitación.  Te voy a reventar ese ojo cotilla para que dejes de espiarme. No, no lo cierres. Eso no vale. Espera un poco que te retoque el maquillaje. Dos dedos de pintura blanca, la boca bien de bermellón, los ojos cruzados con carboncillo negro. ¡Ahí va: pelotazo de maría en todo el ojo!. Bueno, ya está. Son las doce, es hora de que te vistas de madre.

6 comentarios:

Elena Casero dijo...

A muchas personas la adolescencia les dura unos cuantos siglos.

Besos muchos

Lola Sanabria dijo...

Y lo celebran con el mismo maltrato, Elena.

Mil besos.

Nenúfar dijo...


La tiranía de los hijos, un infierno doméstico que, a veces, se sufre en silencio.

Terrible tu relato, Lola.

Un abrazo.


Lola Sanabria dijo...

Así es, Nenúfar. Sufrido y silencioso maltrato de hijos.

Par de abrazos.

Cora Christie dijo...

No sé si sufrió maltrato pero esta bestia parda a lo mejor es así. Sin más.

Lo terrible es que a veces no hay un antes y somos la sociedad quien busca respuestas.

Como la madre que acaba con su hijo.

Voy a parar por hoy.

Lola Sanabria dijo...

No las hay a veces, querida Cora. Digo, las respuestas.

Par de abrazos.