21/3/12

TATUAJE

Fotografía tomada de la red.

-¡Cubridla!- ordenó Fran.
-¿No esperamos al juez?- preguntó “Palillos”.
- ¡Que la tapéis, coño! ¡ A ver esa manta!- gritó el detective.
- Estas putas todas acaban igual- dijo “Palillos”
-¿Qué quieres decir con todas acaban igual?
- Que siempre hay algún cliente cabrón.
Fran sacó un cigarro y el encendedor. Observó bajo la llama el tatuaje en el tobillo de ella, con la efe encerrada en un corazón.
-¿Llora, jefe?
- Es el humo, “Palillos”, es el humo.

29 comentarios:

Yolanda dijo...

Uaaaahhhh! Qué fuerte, justificadas las prisas de Fran. Me ha encantado. Un abrazo.

David Moreno (No Comments) dijo...

En el tatuaje está la clave y Palillos no se entera...

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Patricia Nasello dijo...

Ah, esa f tatuada...
Tendrá Fran la necesidad de buscar al asesino? También hay novios que creían aguantársela, pero no.

Siempre me alejo de tu casa con la sonrisa de haber leído un buen micro, Lola.

Miguelángel Flores dijo...

Qué secuencia tan perfecta para un corto...
Me gusta mucho el mote del "Palillos", jaja. Debe ser, supongo, por las piernas o por los mondadientes, jaja
Un abrazo, Lola.

Sergio Cossa dijo...

¿Fran será el asesino o el enamorado que no soporta ver el cadáver de su amada secreta?
Muy bueno, como siempre :)
¡Saludos, lola!

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Brillante, Lola!

Por esa construcción a base de dialogo, por lo visual que lo has hecho, por el amor que contiene y la crítica asordinada que exuda.

Al diferencia de Miguelángel, yo apuesto a que Palillo se lo pusieron por el tamaño del cerebro.

Un abrazo, Lola. Cada día un lujo nuevo.

alma dijo...

Es perfecto en el tono, en el ritmo y en el nombre de Palillos. Me gustó muchísimo. Un beso

Nicolás Jarque dijo...

Lola, que sutil ese detalle del tatuaje para descubrirnos o no, que esa puta asesinada es o ha sido la amante o algo más, del detective Fran.

Me gustó.

Abrazos tatuados.

David Vivancos Allepuz dijo...

Miguelángel, coincido contigo otra vez. Me ha gustado ese Palillos y esa frase final, tan tópica del habitual que pretende disimular el llanto pero tan efectista en este texto.

Un saludo a todos, que poquito me dejo caer por aquí (sorry),

D.

Mónica Ortelli dijo...

Me gustó. Buen diálogo.
Evidentemente, una relación oculta. El amor por las putas no se blanquea, no?
Un abrazo, Lola.

AGUS dijo...

A mí me parece que has escrito con maestría una gran historia de amor. Una historia de las de antes, en blanco y negro, y con humo que hace llorar. No le falta ni le sobra una palabra, una coma. Qué buena eres!

Abrazos.

Laura dijo...

La "F" de Fran....y el "Palillos" que no se entera... ¡escena de peli negra!...o ¿es romántica?.

Un besote

Susana Camps dijo...

Un elocuente fotograma de película de serie negra... ¡y qué intenso!
Abrazos admirados, Lola.

Xesc dijo...

Drama en una escena, dos gestos y tres palabras.

Acabar con el humo en los ojos, como el jefe, me parece sublime.

Abrazos

Paloma Hidalgo dijo...

Qué lágrimas más fantásticas, ellas tienen las riendas del micro. Me ha gustado mucho, conciso, coherente, estupendo.

Un abrazo

Rosa dijo...

Ufffff Lola que bueno!!!!
Me ha parecido estar viendo una escena de película en blanco y negro, donde Humphrey Bogart, tocado con su eterno sombrero interpretara a Fran.

Besos desde el aire

CDG dijo...

Un fragmento de pura novela negra. Hammet, P.D James, Chandler...a eso huele ese ambiente y esas lágrimas escondidas.
Un abrazo.

Alex (La Cámara de Escribir) dijo...

Un amor furtivo, intenso y mantenido en secreto hasta más allá de la muerte. Quizás me equivoco. Quizás Fran es el asesino, un hijodeputa despiadado que no ha sabido controlar una sobredosis de hormonas. Una mente peligrosa que aun después de lo que ha hecho, llora por momentos pasados. En cualquiera de sus dos lecturas, el microrrelato me parece genial. ¡Felicidades!

Alex (La Cámara de Escribir) dijo...

Un amor furtivo, intenso y mantenido en secreto hasta más allá de la muerte. Quizás me equivoco. Quizás Fran es el asesino, un hijodeputa despiadado que no ha sabido controlar una sobredosis de hormonas. Una mente peligrosa que aun después de lo que ha hecho, llora por momentos pasados. En cualquiera de sus dos lecturas, el microrrelato me parece genial. Felicidades

Juan Ojeda dijo...

Y puede ser tanto como que el detective participó del crimen o simplemente llora porque la amaba... las dos opciones ubican este micro en un sitio de lujo, fantástica manera de manejar la sutileza,,, al fin de cuentas la sensibilidad siempre suele ser algo así como un tatuaje.

abrazos no tan sospechosos; hoy me inclino por la opción romántica (aunque el apuro de taparla sin esperar al juez puede resultar extraño).

manuespada dijo...

Este texto, ese tatuaje, esconde una historia de amor clandestino, tabú. Besos públicos.

Maite dijo...

Micro con final abierto, prefiero pensar que él no era el "cliente cabrón", sino el que alguna pensó en sacarle de aquello.

Lola Sanabria dijo...

Gracias Yolanda por pasarte y dejar tu comentario.

Palillos, con moverlo entre los dientes tiene bastante, Indio.

A mí me da que sí, que irá a por él, Patricia.

Ya estás tardando en coger la cámara, Miguel Ángel.

A gusto del lector, Sergio.

Crítica asordinada... Me encantó, Pedro.

Gracias, Alma por verlo tan perfecto.

A veces funcionan los tópicos, David.

Has dado en el clavo, Mónica, hay amores perros.

Es lo que pretendía, Agus. Bien que lo has captado.

Negra, romántica, romántica, negra, de todo como en botica, creo yo, Laura.

Buena visión del micro, Susana.

Excelente resumen, Xesc.

Por qué será que las mujeres nos fijamos tanto en las lágrimas, Paloma.

El Bogart, ¡qué duro más tierno!, Rosa.

¡Vaya, un chico que se fija en las lágrimas!, Carlos tenía que llamarse.

Dos lecturas, Alex , a elegir.

Juan, yo también me inclino por la opción romántica. Tontorrona que está una.

Clandestinidad que nos va llegando otra vez, Manu, si no lo remediamos.

Maite, tú quieres, como yo, una historia de amor. En ficción todo puede ser.

Abrazos a repartir.

Odys 2.0 dijo...

El asesino fue el mayordomo, en su día libre y con el candelabro. A F solo le queda el humo, astringente como el recuerdo, y el olfato para desenmascarar al mayordomo.

Besos sin palillo.

Elysa dijo...

Esta es una historia de amor con aires de novela negra, y sé que es de amor por ese humo que hace llorar.

Muy bueno, Lola

Besitos

Lola Sanabria dijo...

El mayordomo de Fran, seguro. Un tipo duro, Alberto.

Ahí está, reafirmándose Elysa en su convicción de que es amor, como debe ser.

Abrazos a pares.

Pablo Gonz dijo...

Buenazo, Lola, buenazo.
Un par de patadas de cariño,
P

Juan Leante dijo...

Me gusta la novela negra. Y esta no me parece de ficción, más bien, debe ser frecuente este tipo de sucesos por aquellos que se aprovechan de su cargo.
Como siempre, muy acertado.
Besos.

Lola Sanabria dijo...

Todavía me están doliendo, Pablo, las patadas, digo. Diste de lleno.

Tienes razón, Juan, es más que frecuente que ocurran este tipo de cosas. Y reales como la vida misma.

Abrazos a trompicones.