5/2/12

INTRAMUROS

Fotografía tomada de la red

A partir del lunes, durante unos días no entraré en el blog. ¡Sed buenos! Estaré ahí arriba.

El secreto de mis éxitos y de mi fortuna se halla, a buen recaudo, dentro de mi hacienda. De vez en cuando un muro se comba, como barriga de embarazada, y la cal escupe una uña, un mechón de pelo, un cartílago, algún hueso, todo lo que no puede digerir. Paso la escoba, sello las grietas con cemento, pinto la pared. Y la casa vuelve a su condición de sepulcro blanqueado.

27 comentarios:

Rosana dijo...

Este micro no es un muerto, te ha quedado muy vivo Lola, y es un puntazo y muy crítico...


Descansa, disfruta.


Besicos

Juan Leante dijo...

Y lo mismo se puede aplicar a nuestro cuerpo, que casa es al fin y al cabo. Muy certero.
Besos.

AGUS dijo...

Buf, me encanta la aparición de la escoba. Es un detalle genial, made in Lola. Descansa, pero vuelve que ya se te echa de menos.

Abrazos, besos.

Paloma Hidalgo dijo...

Feliz descanso!!

Qué fuerza tiene tu micro!! empezando por el título, me gusta mucho Lola,

Un abrazo

Nicolás Jarque dijo...

Lola, me ha gustado como has descrito esta casa y sus secretos.

¡Descansa estos días y seremos buenos, pero tú también!

Besos reconstituyentes.

Lola Sanabria dijo...

Gracias, Rosana, por verlo vivito y coleando.

La casa principal, Juan, sin ella, nada somos.

La escoba barre todo, lo bueno y lo malo, Agus.

Gracias, Paloma.


Abrazos a repartir.

Lola Sanabria dijo...

Gracias, Nicolás. Volveré con la piqueta para dejar a la luz los secretos inmobiliarios.

Abrazos a pares.

Miguelángel Flores dijo...

Seguimos hablando de banqueros, y ahora de sus chozas?
Cuándo vuelves, por la mañana o por la tarde??

LLévate esto, Lola, para el camino: dos besos.

CDG dijo...

Vaya micro. Me sumo a lo dicho por otros.
Que vuelvas pronto. O cuando quieras.
Por aquí te leeremos.
Un abrazo

David Moreno (No Comments) dijo...

Muy bueno Lola.
Esperaremos tu vuelta... que sea pronto.

Un saludo indio

Lola Sanabria dijo...

El sábado estaré por aquí, dando la vara, Miguel Ángel.

Ya estoy volviendo, Carlos, con la cara como un carámbano.

En menos que canta un gallo, Indio.

Abrazos calentitos para todos.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Excelente, Lola; esa casa que como los bebés vomita todo lo que le sobra.

¡Que disfrutes!

Un abrazo.

Ojeda dijo...

Me gustó mucho, me llegó la maravillosa imagen del muro que se comba como barriga de embarazada,,, interesante un sepulcro que escupa sus novedades ( o aquello que no asimila),,, los principios y los finales siempre vienen mezclados,

Un abrazo.

Susana Camps dijo...

Me atrapa la imagen de la pared embarazada y también la escoba, como dice Agus.
Feliz paréntesis. Esperemos que vuelvas cargadita de relatos, como los papás que se van de viaje (...con regalos).

Luisa Hurtado González dijo...

Inquietante, ese parto por parte de la casa, lo que nace, por mucho que se barra y blanquee, ¿qué es?
Un beso y que descanses

Mar Horno dijo...

No quiero saber yo los cadáveres que esconden esos muros. Me imagino una mansión, rellena con las personas que se ha llevado por delante el potentado. Un beso y que descanses, de lo que sea.

Sara Lew dijo...

Me da que esa casa glotona tiene un dueño avaro...
Genial. Qué disfrutes de tu descanso. Besos.

Laura dijo...

Felicidades por este micro tan crítico de haciendas y sepulcros en los que algunos siempre 'ganan' y otros pierden también siempre.

Feliz descanso y un abrazo.

Maite dijo...

Me he quedado como emparedada leyendo este micro, eso de escupir uñas me ha llegado al alma. Bravo, Lola, sabes cómo llegar al lector tanto de una manera dulce como de la más macabra.
Mil besos.

Elysa dijo...

Vale, me ha gustado mucho tu micro, pero vuelve pronto ¿vale?

Besitos

manuespada dijo...

Descansa, Lola, que vuelvas con una fuerza arrolladora. Besos.

Laura dijo...

Lola, querida, FELICIDADES por tu mención especial en 1111 caracteres.

Estoy deseosa de que lo publiques y leer tu micro : CENSURA.

Enhorabuena, de una que se quedó perdida entre los 966 micros que les llegaron.

UN BESOTE!!

Laura dijo...

Uy! creía que ayer te había dejado un comentario en Intramuros ....ahora no lo veo ....buf!, ¡qué lío!.

Raul Rentero dijo...

Una buena mano de chapa y pintura introspectiva nunca viene mal!
un saludo
Raúl

Ximens dijo...

Me gusta el símil del cuerpo humano corrompiéndose y arreglándose con chapa y pintura, mientras la corrupción del alma permanece a buen recaudo. Realismo.

Gemma dijo...

¡Qué buenísima metáfora alzaste! Tal cual. Hemos vuelto a la época de la industrialización. Y a ser carne de cañón...
Besos

Lola Sanabria dijo...

Debe estar hasta arriba, Pedro.

Bueno, Ojeda, se escupe porque ya no se puede asimilar más.

Cargadita de pilas, espero, Susana. De relatos, no.

¡Ay, Luisa, qué parto más horrible!

Tú lo has dicho, Mar, todo lo que se ha llevado por delante ahí, entre sus muros.

Sara, la casa engulle todo lo que le echen.

Así es Laura, de momento ganan los
malotes.

Dulce veneno, Maite, entra muy bien y te deja la cara de felicidad hasta muerta.

Ya estoy de vuelta Elysa.

Arrollar, arrollar, Manu, el tren de las cinco.

Gracias, Laura. Ya lo pondré por aquí.

Sobre todo para blanquear dinero, Raúl.

El de la mansión no creo que tenga problemas con el alma, convive con ella, negrísima, y tan ricamente, Ximens.

Carne de cañón, Gemma, así es.


Besos a puñados a repartir.