28/10/10

PONERSE EN SU LUGAR


"Johnny Turtle me pisaba los talones. Primero cayó One-Eyed Tony al beber de la botella envenenada. Después Litle Big Stupid con el agua infectada de sanguijuelas. Quedábamos tres: Johnny, Lilí Snake y yo. Tenía la lengua rasposa como la de un gato. La pasé por mis labios resecos y lamí unas gotas de sangre. Necesitaba llegar a las rocas cuanto antes. "¡Hija de puta!", gritó el Turtle agarrándose las tripas con las manos. Entendí para qué machacaba Lilí cristales en el mortero. Alcancé el botín sin aliento: veinte garrafas de la reserva del Water Bank. Me bebí media sin respirar. Después fui a buscar a Lilí Snake. Seguro que tenía preparado algo para mí".

Cerré el archivo, corrí a la cocina y metí la boca debajo del grifo. Ella esperó a que me saciara. Luego, enseñó sus dientes de piraña con una fea sonrisa y dijo: - Y bueno, baby, ¿para cuándo una historia en la que muera el protagonista?

18 comentarios:

Torcuato dijo...

Me temo que el escritor no terminará muy bien.
Un beso.

Maite dijo...

Muy bueno Lola!! Muy buen planteamiento, el de ponerse en el lugar del personaje, y mezclarlo luego con la fantasía de la exigencia del mismo.
Un aplauso sediento de más lecturas

Pedro dijo...

Qué bien ponéis los nombres tú y Propílogo. Esa Lilí Snake con dientes de piraña...

Bueno, me voy al grifo que no me aguanto más.

Un abrazo, baby.

Manuel dijo...

Muy misterioso micro. Me pongo a leerlo, tiene imagenes que me hacen pensar.

Lola Sanabria dijo...

Buenos días, Torcuato. ¿Qué tal vamos con la sed, Maite? Mal lo tenemos si quieres apagar la de tus gigantes, Pedro.

Muchas gracias a los tres por estar siempre aquí, dándome vuestros alientos.

Puñado de besos.

Lola Sanabria dijo...

Piensa, piensa, Manuel, pero no te pongas en su lugar por si las moscas.

Besos mañaneros.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

genial el recurso, te quedo muy lograda la experimentación.

Un tipo dijo...

Hahaha. "Baby". A como lo leo, me enamora.

Es lo que puede pasar cuando el escritor es protagonista principal.


Saludos, Lola.

David Figueroa dijo...

Jajaja, muy bueno, me imagino el susto del escritor al ver la "fea sonrisa" de Lilí.
Besos.
David.

R.A. dijo...

Este microrrelato me recuerda al de
Adaptación en la ruptura respecto a otros textos tuyos. Ruptura más que nada en la manera de narrar, en el estilo. Diré que me agradan estos cambios. Aquí has conseguido convencerme de la historia que se cuenta sin caer hasta el final en el juego de muñecas rusas. Historia dentro de otra historia y metaficción. Y me gustan los nombres a mí también.
Buen puente

Besos terroríficos

Jesus Esnaola dijo...

Es cierto lo que dice Pedro, qué buenos nombres ponéis Propílogo y tú. El micro es muy inquietante, casi como una caja puzzle irresoluble. Y me gusta mucho que la historia de la ficción tenga entidad propia, le hayas dado importancia, aunque luego pase a un lugar secundario.

Bravo.

Un abrazo, Lola.

woody dijo...

Antes de leer los comentarios pensé lo mismo que Pedro: ¡qué nombres más bien puestos! (y qué micro más chulo).
Abrazos charros

Lola Sanabria dijo...

Os hermano a todos en agradecimientos porque estoy que no puedo ni con mi alma. Un cansancio pertinaz que espero se me pase durmiendo.

Puñado de besos para Daniel, un tipo ,David, Rosana y mi bien hallado Jesus.

Mañana más, si el trabajo no me dobla.

Lola Sanabria dijo...

Woody que no te me escapas. Para besos los andaluces.

AGUS dijo...

Me tenías que haber visto. Parecía una marioneta leyendo de aquí para allá y zas! en la frente. No es un texto fácil de escribir porque la dificultad estriba en meter al lector de lleno en la primera parte. Y eso lo haces de maravilla. Luego, el jarro de agua fría con la inclusión de la mujer que le añade su punto inquietante. ¿Seguirá la historia en la vida real?.

Abrazos, besos.

Lola Sanabria dijo...

La realidad, como tú sabes, supera a la ficción ¿O era al revés?

Besos de reserva para un finde largo, largo.

Anónimo dijo...

je, je, je, Lili; pero que bien narras. Ya te lo había leído en alguna selección, creo, pero mira tu por donde, no me he resistido a volver de nuevo a pensar "Pero que bien cuentas, Lili, no, Lola; pero que bien narras..."

Tu amigo

Aitor Menta

Lola Sanabria dijo...

Gracias Aitor. ¿No serás de los Menta de toda la vida?

Par de abrazos.