14/3/15

MICRORRELATO GANADOR TRIMESTRAL DE WONDERLAND

Tomada de la red.


LOS PROFESIONALES



Los lunes y jueves, Javi pasaba a nuestro lado, de la mano de su madre, mirándonos todo el rato, pero no se quedaba a jugar al fútbol. Iba al psicólogo porque en la escuela se olvidó del padre cuando dibujó a su familia. Yo no quería perderme los partidos, por eso ponía mucho cuidado en no olvidarme de ningún miembro de la mía. Cuando murió mi abuelo no sabía qué hacer pero al final, acordándome de mi amigo, lo dibujé como siempre en su esquina del folio, al lado de la abuela. Aquella misma tarde, mi madre recibió la llamada.

Mil gracias al equipo de Wonderland por haber premiado mi relato. Si queréis escuchar el programa clicad aquí.
A partir del minuto 25:00
 

15 comentarios:

Juan Leante dijo...

No sabes como acertar. Si hubiera puesto al abuelo entre las nubes, ahora estaría dando patadas al balón. Eso le pasa por listo.
Enhorabuena. Besote.

Lola Sanabria dijo...

Hay que meterse en la piel del profesional de turno, Juan, para poder acertar.

Abrazos bestiales.

Nenúfar dijo...


Gracioso este relato, Lola. A veces se psicologiza demasiado. Y otras, no se le presta a los aspectos psicológicos la atención y el cuidado que necesitan.

Enhorabuena de nuevo, Lola.

Un abrazo.

P.D. Muy ilustrativa la viñeta que elegiste.

Lola Sanabria dijo...

Muchas gracias, Nenúfar.

Abrazos sin profesionalidad.

Anita Dinamita dijo...

Ay, los niños adelantándose al psicólogo, tratando de ser lo más "normales" posibles. Pero, ¿quién es normal?
Beso

Lola Sanabria dijo...

Normal viene de norma, Anita, y saltársela cabrea a los que tienen la sartén por el mango.

Un abrazo largo.

Cora Christie dijo...

Que brevedad tan sugestiva. Qué placer. Qué final.

Como escribes lo que piensas!

Qué placer leerte.

Lola Sanabria dijo...

El placer es mío, querida Cora, cuando me llegan tus comentarios.

Besos y abrazos a granel.

La Marca Amarilla dijo...

Muy bueno, buenisimo!!!!!

Un saludo!!

Lola Sanabria dijo...

Mil gracias, Marca Amarilla.

Abrazos a lo grande.

Miguelángel Flores dijo...

Si es que, si es que uno se tiene que dejar llevar y que sea lo que Dios quiera, tú! Qué bueno, Lola.
Felicidades de nuevo, Maestra.

Lola Sanabria dijo...

O lo que uno quiera, Miguelángel, pero siempre a la búsqueda de nuestras sombras.

Abrazos a porrón.

Belén Saénz dijo...

Fabuloso relato, un merecido ganador. Felicidades.

Elena Casero dijo...

Con todo merecimient. Envidia me das que no soy capaz se escribir ni una líne. Disfruta mucho, un abrazo

Lola Sanabria dijo...

Me alegro de que te haya gustado, Belén.

Eso de que no eres capaz de escribir ni una línea, Elena, no me lo creo.


Abrazos al por mayor.