28/2/15

VENTANIANOS EN LA MEMORIA



Primer encuentro en El Toboso 2004

Una vez más me cuelo en el blog de Lola para dar rienda suelta a los recuerdos. (Soy Juan Leante, no tengo Facebook, y en mi blog hay mucha carbonilla) 
Ahora que el tiempo ha ido borrando desencuentros pasados, me resulta oportuno evaluar, lo que fue el comienzo de una gran ilusión aderezada de momentos inolvidables entre personas amantes de la escritura. Servidor, que no ha pasado de ser el acompañante de Lola, descubrió que más allá de compartir una afición, estaba el hecho de conocer gente diferente, gente con la que enriquecerse escuchando a cada uno sus más alocadas aspiraciones. Y me alegro de volver a saludar a todos los que formasteis parte de este grupo llamado Ventanianos y al que siempre guardaré un gran afecto y cariño.
Sí, aquello fue único e inolvidable, pues como todo lo que nos acerca a las personas hace que el entorno que nos rodea cambie, porque la amistad y el buen rollo nos hace mejores, nos ayuda a salir del ensimismamiento y el egoísmo.
Os deseo a todos (alguno nos dejó por desgracia para siempre) que volváis a confluir y retomar lo que no fue acabado.
Un fuerte abrazo para todos: los que estuvieron, y los que no pudiendo estar se hicieron presentes.



Conservo vuestra dedicatoria del primer encuentro en  El Toboso
Este reportaje tiene dos encuentros: uno en El Monasterio de Piedra, maravillosamente preparado por el maestro de ceremonias Julián al que siempre recordaremos por su gran gentileza, y otro en Sobrarbe con los amigos de la Máquina de Escribir. En este último la asistencia fue menor, eso sí, las fotos son mejores, ya tenía una cámara digital. En las primeras siento su poca calidad pues son foto de foto y la verdad pierden bastante. Un día de estos compraré un escaner.

MONASTERIO DE PIEDRA 2004
Presentaciones, coloquio y lecturas



Lola haciendo entrega de un detalle personal 



Julián, nuestro gran anfitrión en todos los encuentros (Duele no tenerte ya entre nosotros)



Un lujo de comida y comedor


Visita al monasterio




El paseo por las cascadas fue el remate de un gran día






SOBRARBE Y LA MÁQUINA DE ESCRIBIR

Maravillosa acogida
la que nos brindaron nuestros amigos de La Máquina de Escribir en este pueblo tan encantador. Vaya mi saludo a todos ellos.





Ana, a la que admiro por sus gran corazón y simpatía 


Lecturas en la rádio







¡QUE NUNCA SE PIERDA LA ILUSIÓN POR COMPARTIR!

19 comentarios:

Lola Sanabria dijo...

Te ha quedado genial, Juan. ¡Qué jovenes éramos!

Juan Leante dijo...

Diez años menos, pero a ti ni se te notan. Besos y gracias por el comentario.

momo dijo...

Qué reportaje tan emocionante, Juan, un lugar, el foro azul y los encuentros, que me ofreció la más hermosa oportunidad: conocerte. Si. Conocerte.
Para tod@s mi cariño y para Julio Corazón una caricia en espíritu, a pesar de la distancia.
A ti Lola Sanabria te tengo tan cerquita que me parece un lujo.

Lola Sanabria dijo...

Lo importante en la vida permanece, querida momo.

Un largo abrazo.

Beatriz AA dijo...

Gracias Juan leante por traer estas fotos y estos recuerdos de una época importante para mí, la de Ventanianos: como persona y como escritora.

Juan Leante dijo...

Me alegra Beatríz que este reportaje te traiga buenos recuerdos. Mi deseo es que no solo se quede en eso.
Gracias por tu comentario.

Carmen dijo...

Hola a todos, gracias Juan Leante por este recuerdo-homenaje, soy Carmen Orozco, hermana de Julián y he llegado aquí por casualidad, me siento profundamente emocionada...
poco a poco os iré enlazando para teneros cerca y poder leer y aprender de vosotros,como lo hice de él. Un abrazo, gracias momo...gracias a todos.

Pablo Orozco Molina dijo...

Buenos días, gracias a mi hermana acabo de ver esto y como no me he emocionado.
Muchas gracias y una vez más me convezco de que la vida está conectada.

Pablo Orozco Molina dijo...

Hola soy el hermano pequeño de Julián. ....acabo de encontrarme con esto gracias a mi hermano.
Muchas gracias por tan emocionante reportaje

Juan Leante dijo...

Carmen y Pablo, es una grata sorpresa leer vuestras palabras y recordar juntos la figura de Julián. Sin duda nos dejó una huella imborrable y que nos debería servir para continuar con lo que a él tanto le gustaba, es decir, escribir ir hacer amigos.
Gracias por pasar por este lugar y espero que en breve tengamos oportunidad de conocernos.
Saludos cordiales

Lola Sanabria dijo...

Un placer recibiros, Carmen y Pablo, en esta casa.

Abrazos a pares.

Pablo Orozco Molina dijo...

El placer en mutuo. ....conocer aunque sea de manera virtual a las personas con las que se juntaba mi hermano.
un fuente abrazo

Miguelángel Flores dijo...

Yo por entonces no había llegado a Ventanianos. Yo llegué casi al acabar. Me perdí todo lo mejor, sin duda.

Lola Sanabria dijo...

Así es, hubo una época muy buena, Miguelángel.


Abrazos desde mi ventana.

Irene dijo...

Otra que llega por casualidad, soy Irene Orozco, la hija de Julian... googleando en busca de relatos de mi padre :) Aun me acuerdo de esa época, el entusiasmo con el que me padre escribia en esa pagina y el carino que os tenia a todos. La literatura impregnaba el aire en mi casa. Un abrazo a todos.

Irene

Irene dijo...

Nota: No se enfaden estimados literatos con mis faltas de ortografia, estoy en el extranjero y mi teclado no me permite acentos ni enies.

Lola Sanabria dijo...

Nos conocimos en una cena en casa de tus padres. Tu padre nos leyó un cuento. Dramatizaba la lectura consiguiendo mantener nuestra atención. Sí, él vivía la literatura.

Un abrazo inmenso.

jorge Izquierdo dijo...

Hola a tod@s!

Juan, bonito escrito. Un día te regalé un tren digital y hoy te mando un abrazo también digital pero que te daré nuevamente al verte. Ventanianos fue un regalo ciertamente, un gran regalo. Cierto es que Julián, Juliplín, fue el muñidor de Ventanianos pero Lola fue el autentico banderían de enganche para crear el grupo en el nuevo sitio (originalmente en www.ateneoinformatico.net/ventanianos y posteriormente con su propio dominio www.ventanianos.com). Me lo pasé en grande montando Ventanianos con Julián mientras Lola iba arrastrando gente al nuevo sitio.

Lola, lo recuerdo como si fuera ayer, se encargó, uno a uno, de invitar a los usaurios del foro de Millás (en el que eramos unos ocupas en palabrás de Millás) para que escribieran en el nuevo sitio que habíamos creado. Y Lola lo consiguió y no era sencillo. El nuevo sitio era mucho más complejo que el foro ocupa de Millás y hubo muchas dudas. E insisto, Lola, fundamentalmente ella, arrastró mucha gente al sitio nuevo. Lo demás es historía ventaniana. !Un abrazo Lola!

!Y Momo! Imposible despedirme sin decir nada de sus entradas tan ingeniosas y tiernas. Redios! cuantos recuerdos! Un beso enorme!





jorge Izquierdo dijo...

Arg! Me he dejado gente por saludar ;) Disculpas. No tengo el placer de conocer ni a los hermanos ni a sus hijos pero me encanta verlos por aquí. Un abrazo enorme a todos. Vuestro hermano y padre era, es y será mi moderadoro favorito.