23/1/14

CABALLITOS


Fotografía tomada de la red.

No había nada más triste que aquel tiovivo solo y abandonado por todos los niños en mitad de la plaza.

16 comentarios:

David Moreno (No Comments) dijo...

Qué triste por el tiovivo y por esos niños que no se acuerdan de sus caballitos...

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Muy triste Lola y es que los niños hoy tienen juegos electrónicos y no pisan la calle.Todo es virtual y lo que era, hoy es otra cosa.
Besicos muchos.

Nicolás Jarque dijo...

Lola, toda la razón del mundo. Nada más triste que ver pudrirse a un elemento fabricado para el entretenimiento.

¡Enhorabuena por tus últimas menciones en Wonderland!

Abrazos a pares.

Lola Sanabria dijo...

Sí, es muy triste que aquellos juegos y entretenimientos al aire libre se cambien por lugares estanco.

Gracias chicos.

Mil besos.

Juan Leante dijo...

Sí Lola, cada vez se ven menos niños revolcándose por la arena y fantaseando con dos latas y cuatro palos. Somos los adultos los responsables de este abandono de la creatividad y la profusión de la soledad.
Muy acertado tu micro.
Besos.

Miguelángel Flores dijo...

Desoladora la imagen que describes, Lola, y desolador el fondo. Los niños ya casi no juegan a lo loco.

Un abrazo, largo, que hace mucho tiempo.

Luisa Hurtado González dijo...

Algún padre tendría que subirse y enseñarles lo que vale un peine, más de uno y de dos le seguirían, estoy segura.
Un beso de viernes, que son los mejores.

Cora Christie dijo...

Y tan bellos, tan aparentemente únicos juegos y juguetes.

Por otra parte pienso que, como en todo,debería prevalecer lo bello, sin renunciar a lo actual.

Caballitos solos, niños hablando al móvil... y la llave de casa en el bolsillo.

Cambia la forma de jugar, de relacionarnos, de trabajar, es decir, de vivir. Falta el tiempo de mirar hacia dentro.





Lola Sanabria dijo...

Los niños, Luisa, como bien apuntas, aprenden de los padres.

Sí, querida Cora, pero la clave está en esa palabra:relacionarse. Porque lo que yo observo en el día a día es que cada vez es una relación más pobre.

Doble de abrazos.

CDG dijo...

Solo hay algo más triste: los niños que no quieren dar vueltas.
Un beso.

Lola Sanabria dijo...

Y lo que desarrollaba la creatividad, Juan, esos juegos con cuatro cosas.

Desoladora, sí, Miguel Ángel, pero con ganas de cambio.

Así es, Carlos, esa es otra vuelta de tuerca de tristeza.

Triple de besos.

Amando García Nuño dijo...

Quizás eran los niños los abandonados. Abandonados a una infancia sin giros aferrados a un coche de bomberos.
Abrazos, siempre

Lola Sanabria dijo...

Niños y caballitos sin encontrarse, Amando.

Doble de abrazos.

Salvador León dijo...

Cambian los juegos Lola, no el
hecho de jugar. Somo nosotros,
los adultos,los que sentimos nostalgia
Por el tiovivo, y por muchas cosas más.
Los niños sin embargo, tienen otros
Juegos que a nosotros no nos harían
soñar.
Un abrazo nostalgico Lola.

Anita Dinamita dijo...

Y tanto, qué tristeza para los caballitos, y para los niños. Y no te hablo de los parques vacíos los domingos.
Besazo

Lola Sanabria dijo...

Se va a que los niños pasen más tiempo en los coles, una barbaridad por la que apuestan demasiados padres, Anita.


Es nostalgia, Salvador, pero también reivindicación. Está comprobado que los niños pasan demasiado tiempo frente a pantallas en detrimento de juegos al aire libre y ejercicio físico. Para mí es un atraso.


Abrazos a pares.