26/11/13

RELATO GANADOR DE ESTA SEMANA EN WONDERLAND




RIVALIDAD

Ya no me importa que despuntaras mi lápiz preferido. Tampoco que te chivaras a la señorita Amparo de que copié el examen. Lo del pisotón en mis zapatos nuevos estuvo mal, pero ya pasó. No gastaste la paga que nos daba mamá durante semanas para comprarle aquel balón de cuero a Nico. Mis cómics no eran nada comparados con tan buen regalo. Los tiré a la basura y no fui al cumpleaños. Sin embargo, y pese a que aún me enrabia recordarlo, también te lo he perdonado. ¡Anda, abre los ojos y levanta, que no te he hecho tanto daño!

Para escuchar la grabación podéis pinchar aquí. La lectura comienza a partir del minuto 54:24.

18 comentarios:

Miguelángel Flores dijo...

Enhorabuena, Lola. Llevabas tiempo sin aparecer por tu reino...
Se acabó ya para los demás??

Un abrazo, grande. Grande tú. El abrazo, apretao.

Ximens dijo...

Enhorabuena, Lola. Has descrito muy bien el rencor con el que algunas personas (desde niños) hacen su segunda piel. Y sobre la incapacidad de perdonar.

Nicolás Jarque dijo...

¡Enhorabuena, Lola!

Un microrrelato que juega con nosotros, con los personajes y con la situación. Al final nos engañas a todos, o quizás no.

Me gustó con que sencillez se cierra y te golpea.

A seguir así.

Abrazos.

Lola Sanabria dijo...

Gracias, rey moro, el tuyo se extiende hasta los confines del teatro.

Es cierto, Ximens, algunas a algunas personas se las come el rencor por dentro.

Me gusta coger de vez en cuando la llave inglesa y dar una vueltecita más de tuerca, Nicolás.

Triple de besos.

Carlos de la Parra dijo...

Un himno a una hermandad realista.
BRAVO.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Llevaba tiempo queriendo acercarme hasta tu blog y esta tarde, por fin, llegué hasta aquí y, tras leer plácidamente un rato buenos textos, he decidido que me reservo un butacón (con tu permiso, claro).
Enhorabuena por todos esos premios, sin duda merecidos.
Un abrazo bien grandote, Lola.

Juan Leante dijo...

Enhorabuena Lola.
Una vez más me sorprendes con un relato que en primera lectura no comprendía porque buscaba una doble lectura escondida. Después me he dicho que lo que he captado de primeras es lo que vale. En la vida se pueden dar varias vueltas a la tortilla y pasar de torturado a torturador y viceversa.
Besazo.

Salvador León dijo...

Pues fíjate Lola, que aunque es una historia que transpira rencor, yo
creo que su verdadera alma es,como
dice el título, la rivalidad. Más propia
entre hermanos, y con la que tan iden
tificado me he sentido recordando mi
infancia exceptuando ese posiblemen-
te dramático final.
Me ha encantado Lola.
Un abrazo.

Luisa Hurtado González dijo...

Los niños tan crueles. Talmente como la vida.

Lola Sanabria dijo...

Así es, Carlos, la rivalidad entre hermanos existe al igual que el cariño.

Acabo de colocar una butaca bien cómoda por aquí para que puedas leer a gusto, Isabel. Bienvenida.

Juan, tú le das a veces demasiadas vueltas a los relatos y, efectivamente, son bien sencillos.

Claro, Salvador, todos los que tenemos hermanos sabemos lo que es la rivalidad, sin llegar al extremos.


O se les va sin querer la mano, Luisa.


Puñado de besos a repartir.

Cora Ch dijo...

Quizás deba enmendarme, Lola y trabajar la brevedad.

Me digo que las cosas y entre ellas la escritura, son sencillamente buenas, o no lo son. Y que el resto solo intenta dar salida a la emoción del lector.

Esta este relato me deja a merced de la emoción y el k.o. final. Espléndido.

Comenzaré otro día mi propósito de enmienda.

Lola Sanabria dijo...

Nada de enmendarte, querida Cora, que a mí me encanta que dejes fluir lo que sientes.

Abrazos sin mesura.

Yolanda dijo...

Enhorabuena Lola. Este micro va "dejando caer" los detalles sobre los que se alimentaron los celos y el rencor con suavidad, para acabar frente a la tragedia de lo que no tiene vuelta atrás.
Un abrazo,

Lola Sanabria dijo...

Gracias, Yolanda.

Abrazos a pares.

Amando García Nuño dijo...

Y encima que le perdona, no se quiere levantar... Mira que es rencoroso, el hermanito...
Abrazos, siempre

Lola Sanabria dijo...

Los hay que son muy suyos, Amando.

Doble de abrazos.

Patricia Nasello dijo...

Merecidísimo ganador, felicitaciones van.

Admirado abrazo

Lola Sanabria dijo...

Mil gracias, Patricia.

Puñado de besos.