11/6/13

ANÓNIMOS- Relato ganador de la semana de Wonderland



El mar ya se había calmado. Eché la última palada. El conductor asomó la cabeza por la ventanilla y me apremió para que subiera. Ninguna señal, nada encima de cada elevación del terreno, esa era la orden. Los plásticos de los invernaderos brillaban bajo la luz de la luna. Me incliné y arranqué unos hierbajos con flores amarillas. Metí los tallos en la tierra y la apelmacé con las dos manos. Subí a la furgoneta y me senté pegado a un compañero. El patrón dijo que la noche era muy calurosa, pero yo llevaba el frío metido en los huesos.
 A partir del minuto 50.

19 comentarios:

Yolanda dijo...

El frío en el cuerpo del lector logra tu micro.
Merecido premio.

Enhorabuena campeona.

Lola Sanabria dijo...

Mil gracias, Yolanda.

Besos volados.

Fco Manuel Marcos Roldán dijo...

Como no, mujer. Un encanto de micro. Si tus letras son como tú eres excepcional. Mil abrazos por las emociones que nos haces llegar.

Fco Marcos

David Moreno (No Comments) dijo...

Lola ¿cuántos llevas ya? me dejas boquiabierto. Yo lucho porque me salga uno decente y tú vas y te nacen como churros.
Enhorabuena. Dices mucho sin decir, ah sí, elipsis, jajaja.
En otro momento escucho el audio.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Barlon Mrando dijo...

Muchas felicidades. Otra muesca más en la máquina de escribir.

Saludos.

Marilyn Recio dijo...

Felicidades por el premio, bien merecido. Muy bueno!
Un placer visitarte y leerte. Pronto vuelvo!

Juan Leante dijo...

Enhorabuena Lola.
Y el relato, conmovedor.
Besos.

Mei Morán dijo...

Enhorabuena, Lola
Micro inquietante con una tensión que uno no sabe de dónde le viene.
La razón te la guardas para ti, dejando al lector en ascuas para el resto de su vida.
Besos de mar

Lola Sanabria dijo...

Muchas gracias Francisco, me has dejado una gran sonrisa.

Indio, todos luchamos porque nos salga alguno decente y a ti te salen a puñados.

Sí, Barlon, tengo aquí al lado la navaja.

Muchas gracias, Marilyn, vuelve cuando quieras.

Me alegro de que te conmueva, Juan, señal de que he conseguido que te llegue.

A ti, Mei, te inquieta, a mí me produce escalofríos y una pena muy honda.

Abrazos y besos a repartir.

Patricia Nasello dijo...

Enhorabuena, Lola!
Merecido, sí, muy

Lola Sanabria dijo...

Mil gracias, mil, Patricia.

Puñado de besos.

Mar Horno dijo...

Enhorabuena Lola. Es un relato que pone los pelos de punta. De vuelta a wonderland, eh, volver al hogar. Un beso.

Cora Christie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Nenúfar dijo...


Lola, reconozco que este texto me ha resultado difícil. Sabía que algo terrible ocurría, pero no podía identificar exactamente qué. Después de varias lecturas, he visto un cementerio de anónimos, ¿tal vez arrojados por el mar? Entonces he entendido la magnitud del drama; y el frío.
El detalle de las flores amarillas sobre la tierra apelmazada me ha parecido, en un paisaje tan desolador, una nota de calidez.

Enhorabuena.

Lola Sanabria dijo...

A veces me pasa que de tanta elipsis, acabo por hacerme incomprensible. Me alegro, Nenúfar, de que al final consiguieras entenderlo.

Triple de besos.

Lola Sanabria dijo...

Mar, Wonderland ya es como nuestro otro hogar.

Abrazos agradecidos.

Eva Thornhill dijo...

Desolador relato el que piensa este ser inexistente, mientras apelmaza la tierra y acurruca sus huesos ateridos junto a los de otro anónimo trabajador al servicio de la infamia.

Enhorabuena.

Lola Sanabria dijo...

La desolación de los que nada tienen, Eva. Bello análisis.

Triple de besos.

Amando García Nuño dijo...

Bucólico relato, mar, hierba, flores amarillas, calorcito...
Todo eso sí que estremece, es el terror de la superficie.
Abrazos.