18/4/13

METAMORFOSIS




Mis padres iban al mercado los viernes. Abrían el carro y olía a fruta fresca y a pan tierno. Luego se anudaban los delantales, se metían en la cocina, y la casa se llenaba del aroma a cordero asado, sopa de cocido, pescado y carne a la plancha y palito de canela hirviendo en el arroz con leche. Pero cuando la empresa de papá presentó el ERE y a mamá la echaron del hospital, el interior de la nevera se cubrió de moho. Y a nosotros nos envolvieron, como crisálidas hibernando en su capullo, las nervaduras de las verduras descompuestas.

17 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Que se pudra o esté podrido el sistema, vale. Pero, ellos, ¿por qué han de pudrirse ellos?

Nicolás Jarque dijo...

Lola, esa triste realidad que proporciona los despidos que siempre pagan los mismos y sus familiares.

Bien descrita esa sensación de vacío.

Abrazos con comida.

Ximens dijo...

Es lo que nos espera, vivir en tiempos devueltos.

Lola Sanabria dijo...

Ahí está la injusticia, Luisa.

Así es, Nicolás.

Lo de devueltos me ha revuelto, Ximens.

Triple de abrazos indignados.

Miguelángel Flores dijo...

Parecía una historia de las tuyas, costumbrista, hasta que llegó el ERE, y se comvirtió en una historia costumbrista, de las tuyas.
Triste lo que viene. Fenómena tú.

Un abrazo.

AGUS dijo...

Otra radiografía certera y precisa de lo que está ocurriendo. La nevera como unidad de medida de esta crisis. O estafa, claro.

Abrazos. besos.

Elysa dijo...

Duro, como lo que muestra, duro por que es real.

Besitos

Puri dijo...

Pobrecitos, y hasta cuando tendrán que hibernar, que esto no se acaba...!!!
Besos indignados

Ana dijo...

Qué bueno, Lola. Tenemos telepatía, nos hemos apuntado al mismo título.
Besos con un poco de indignación.

CDG dijo...

Qué imagen la última: tragados por la naturaleza brutal de la crisis.
Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Oro parece, platano es, Miguel Ángel.

La vivienda, la nevera... muchas unidades de estafa, Agus.

La realidad es aterradora, Elysa.

Eso me pregunto yo, Puri, hasta cuándo.

Vasos comunicantes cerebrales, Ana.

Fagocitados por la codicia, Carlos.

Abrazos y besos a repartir.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Quema por lo real, Lola; por cuanto tiene de posible en la vida de todos. Quema porque lo estamos viendo a nuestro lado o viviéndolo en nuestras carnes.

Aplausos, Sra Sanabria.

Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Cuando deje de quemarnos, una de dos, o hemos conseguido sacar la basura, o nos hemos vuelto corcho. Yo apuesto por lo primero, Pedro.

Abrazos indignados.

Nenúfar dijo...


Del calor de los fogones me llevas al frío de la nevera desolada . Del aroma de los guisos al hedor de la putrefacción. De la celebración de la vida a la tristeza de la penuria.
Basta un ERE para pasar de un lado al otro.

Injustos tiempos los que vivimos.
Un abrazo, Lola.


Lola Sanabria dijo...

Me preguntaba qué habría sido de ti, Nenúfar, dónde estarías, y mira por donde hoy vuelves.
Un gusto reencontrarme contigo.

Abrazos con un extra de calorcito.

Eva Th. dijo...

Un reflejo desolador de esta crónica de sucesos en que nos estamos dejando transformar la vida.

Gracias por dar tan buena fe de ello.

Lola Sanabria dijo...

Hay capullos enmohecidos dispuestos a aniquilarnos, Eva.

Abrazos agradecidos.