22/11/12

ÁNGEL

Fotografía tomada de la red.

La mañana de su último día, Ángel dormitaba en su silla de ruedas. De vez en cuando, suspiraba. De vez en cuando, un largo hilo de baba pendía de su boca torcida. De vez en cuando abría los ojos, tosía, levantaba una mano para captar mi atención.
     - ¿Qué quieres Ángel?
     Me agarraba la muñeca y tocaba mi reloj. "Las doce", le decía. Y unas lágrimas sin llanto caían sobre su pijama.
     - ¿Qué te pasa?, ¿te duele?
     Y él negaba con la cabeza señalando el televisor. A las ocho de la tarde daban un partido. Jugaba su equipo. Pero aún era de mañana y había un programa de manualidades. Presté atención. "Para mis chicos", pensé. Mientras, Ángel volvió a cerrar los ojos.
     Cuando me fui a las tres, llevaba en mi cabeza unas cuantas ideas para mi próximo trabajo. Atrás quedó Ángel, atrás su último esfuerzo por conseguir unas horas más de vida.


18 comentarios:

Walter Dardo Bohmer dijo...

Fuerte, unas horas más para alcanzar a ver el partido.
Nos vamos cuando nos vamos, no hay espera.
Besos.-

Luisa Hurtado González dijo...

Y después de leer algo así, ¿qué se puede decir? ¿Me gusta? ¿Qué bonito?
Pues no, yo no puedo, de modo que voy a cerrar el pico, no sin antes darte un achuchón y un par de buenos besos.

Susana Camps dijo...

Esas dos líneas temporales tan claras, la que se extingue y la que sigue con fuerza y aun la gana a lo largo del texto, causan un impacto profundo, el de la discordancia. Me ha gustado mucho la aparente sencillez de este texto, listo para llegar con fuerza.
Abrazos

AGUS dijo...

Inquieta ese desvelo final de la conciencia antes de irse. Y más, cuando todo sigue a nuestro alrededor, con esa cotidianidad tan aséptica
Espléndido, Lola.

Abrazos.

Maite dijo...

Brutal, Lola. Tus escritos empatizan totalmente con el lector. Como siempre un gusto recrearme en cada detalle y en cada descripción de las tuyas. Abrazos con alas.

Lola Sanabria dijo...

Has dado en la diana, Susana. Porque impacta cómo el tiempo y la vida, tienen un peso diferente para cada uno, según sus circunstancias personales.

Y llegará, de una u otra manera, Agus.

Eso pretendía, Maite, que empatizaran con el lector. Me alegro de haberlo conseguido contigo.

Triple de besos.

Lola Sanabria dijo...

Quizá sólo la prolongación de unas horas, Walter.

Sí, a veces, Luisa, sobran las palabras.

Doble de besos.

CDG dijo...

Me ha dolido.
O sea, gracias.
Un beso.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

En mi lectura inicial encuentro algo en el personaje narrador que me lleva a creer que le ha ayudado a marcharse, algo en las lágrimas de Ángel que me sugiere que deseaba postergar el momento. En definitiva, un relato en el que la compasión y la crueldad se me amalgaman y me confunden.

Un micro formidable, de los que me quedo rumiando durante días.

Abrazos,

Juan Leante dijo...

Así no sé a donde vamos a llegar. Todos interrumpiendo, hasta la muerte no tiene el menor respeto por las personas y cercena la vida en medio de los asuntos pendientes o antes de saber el resultado de tu equipo de toda la vida. Así no hay quien planifique nada, es un asco.
Estupenda manera la tuya para reflejar lo cotidiano.
Besos.

Lola Sanabria dijo...

Cada lector, una lectura, Pedro.

De nada, Carlos.

Gracias, Juan. Sí, lo cotidiano, que es lo que hace más daño.

Triple de abrazos.

Mónica Ortelli dijo...

No se llamaba Ángel y no esperaba un partido, sino una telenovela: una historia que cada día lo levantaba de la silla de ruedas y le hacía caminar otra vez por la vida con cuerpo entero y sin sonrisa torcida.
Ay, Lola, esos fragmentos de vida y muerte que diseccionas tan bien...
Un abrazo fuerte, y como siempre un placer leerte.

Lola Sanabria dijo...

¡Si pudiéramos moldear la vida y la muerte a nuestra manera...!

Abrazos placenteros.

Odys 1.99 dijo...

Solo cada uno de nosotros puede vivir y sentir la tragicomedia de su propia vida. Comprenderlo es vivir mejor.

Muacks

Puck dijo...

El tiempo siempre es relativo y cuando sabes que se acaba supongo que más. Me gustó mucho
Saludillos

Lola Sanabria dijo...

Te ha salido una verdad como un castillo, Alberto, deberías dedicarte de lleno a la filosofía.

Sí, ranita, vivimos como si fuéramos inmortales, hasta que nos cae la espada sobre la cabeza.

Doble de abrazos.

Cora Christie dijo...

Vida y muerte unidas por un deseo y la negación del mismo: Gana la muerte.

De una naturalidad desoladora.





Lola Sanabria dijo...

Así, es querida Cora, la realidad viene siempre a apearnos de ese espejismo que nos hace creernos eternos.

Abrazos muy calentitos.