14/8/12

REVENTAR LAS COSTURAS

Fotografía tomada de la red.


Los músicos visten camisas blancas y zapatos y faldas o pantalones negros. El director levanta los brazos. Suenan clarinetes, trompas, oboes, trompetas, flautas, bajos, timbales, baterías, castañuelas, platillos, triángulos y bombos, en la explanada. El público ocupa sillas blancas de plástico. Un globo escapa de la mano de un niño. Sube hacia la luna cada vez más grande y cercana. Finaliza un pasodoble cuando el cielo se desploma. O quizá la tierra se abre en grietas que escupen lava.  O tal vez sea la explosión del carrito cargado de dinamita que arrastraba el parado añejo con costras de muchas miserias.

Vuelvo en unos días. ¡Sed buenos!

11 comentarios:

carlos de la parra dijo...

Impresionante explosión con fondo musical.

Laura dijo...

Lola, me encanta el tono que has utilizado en este micro, oigo el pasodoble y la explosión, veo la plaza donde se desarrolla la acción y sobre todo, me encantan las últimas palabras: "costras de muchas miserias".

Que lo pases muy bien y que regreses con las baterías recargadas (yo estoy en ello). Besos y a disfrutarlo.

CDG dijo...

Eso explosión me recordó a algo que ha ocurrido bien cerca de mi ciudad.
Pero tu relato tiene mucho más encanto.
Un abrazo,
Felices vacaciones.

Petra Acero dijo...

Lo triste es que pueda llegar a suceder algo así. Que la desesperanza obligue, ciegue o enloquezca a alguien para eliminar su vida y las que le rodeen en ese momento. Asusta que crezca la necesidad, el paro, incluso el hambre en una sociedad que creíamos avanzada.
Escalofriante relato, Lola.
Un beso veraniegoooo
Nunca me ha gustado que a un niño se le escape de las manos su globo: perfecta imagen de desconsuelo.

Puck dijo...

Felices vacaciones!!! Hacía falta dejarnos con una bomba?? Que con la que está cayendo no es para dar ideas... ainsss Lola... :-)
saludillos

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Esta vez me has dejado noqueado, Lola, con un final que no pude imaginar ni a pesar de que nos dejaras alguna pista en el título.

Este final es algo que -al menos hasta ahora- nos pillaba lejos, ¿no? Me genera cierto temor que el devenir de las cosas nos pueda estar acercando hacia este tipo de desenlace. Pienso en Grecia y el jubilado que se inmoló.

Un abrazo y descansa.

Lola Sanabria dijo...

Chicos, chicas, gracias mil por estar ahí esperando mi vuelta. Acabo de aterrizar y os envío un puñado de besos para todos.

David Moreno (No Comments) dijo...

Algunos se rasgan las vestiduras por unos carritos de comida básica, mientras cierran los ojos al robo de millones de banqueros, políticos y fauna especuladora. Buaf Tremenda hipocresía.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Lola Sanabria dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Indio.

Besos volados.

Elysa dijo...

¡Vaya final, Lola! para nada esperado, después de leer algo tan plácido como ese concierto y esas imágenes de cosas cotidianas.

Besitos

Lola Sanabria dijo...

Un final de traca. Se tuercen las cosas cuando menos te lo esperas, Elysa.

Abrazos sin ruido.