3/8/12

CAMINO DE BRASAS

Fotografía tomada de la red.



Mi hermano quería ser como la Piquer. Eso dijo. Sólo una vez, delante de una raja de sandía que acabó machacada sobre su cabeza, cuando mi padre la aplastó de un puñetazo. Desde entonces odio la sandía. Mi hermano también.
      Mi madre no hablaba. Sentada en el umbral de la casa veía pasar las tardes sin apenas cambiar de posición. Sólo cruzar y descruzar las piernas y estirar el vestido bajo las rodillas de vez en cuando.  La última vez que escuché su voz fue cuando gritó pidiendo ayuda. Ella quería mucho al abuelo Santi y siempre estaba atenta a los ruidos de la casa. De día porque el abuelo se empeñaba en coger pepitas de oro de las brasas de la candela. De noche porque se levantaba y quería abrir la puerta para marcharse a trabajar al campo. Lo quería aunque estaba cansada. Por eso le dijo aquella tarde, mientras untaba de Avril las quemaduras de su mano, que el Señor debía llevárselo para que todos pudieran descansar. No creyó en ningún momento que el abuelo fuera a tomarla en serio. Cuando tropezó con la zapatilla a la entrada de la cuadra y vio la otra zapatilla a punto de caer de un pie, gritó tanto que gastó toda la voz.
     Mi padre no quiso renunciar a la que fue y negó a la nueva mujer que se deslizaba por la vida como un soplo de aire, sin más ruido que el de sus pies al caminar. Empeñado en hacerla hablar, la zarandeaba con la fuerza de quien no acepta el deseo ajeno. Mi hermano y yo asistíamos todos los días a aquella escena repetida, abrazados, sin hacer otra cosa, con el temor de que aquella  violencia nos tocara. Mientras tanto, mamá se iba diluyendo, sentada en el umbral, como pavesa que se deshace con un golpe de aire. Un día desapareció sin más. Papá se enfadó tanto que agarró la correa, la enrolló en la mano y estuvo dándole correazos a mi hermano a quien culpaba siempre de todo lo que ocurría en nuestra casa.
      Mi hermano procuraba ocultar los moretones, encubriendo a papá, cosa que yo no entendía. ¿Quieres que nos manden a un Centro de Acogida?, preguntaba cada vez que le pedía que hiciera algo. Yo lo quería mucho y él, cuando sorprendía un puchero o una lágrima, me cogía de una mano y me llevaba al cuarto de mamá. Abría el armario, sacaba uno de sus vestidos, se calzaba los zapatos de tacón, cogía el neceser donde ella guardaba sus cosas y se daba colorete, rimmel y se pintaba los labios. Cantaba y bailaba para mí y yo me sentía un ser privilegiado por tener a un artista para mí sola.
     Cuando papá enfermó, mi hermano se pasaba día y noche al lado de la cama, poniéndole compresas en la frente, sujetándole la cabeza cuando vomitaba. Yo me quedaba mirando desde la puerta de la habitación, debatiéndome entre el rechazo que había anidado en mi interior hacia mi padre y el deseo de que no muriera.
      Y no murió. Parecía como si le hubieran apaleado cuerpo y alma y no conservaba ni un atisbo de su rabia. Tenía los ojos húmedos, siempre al borde del llanto y buscaba continuamente la mano de mi hermano y la besaba con fervor. Yo lo observaba todo algo distante, a la espera, aunque no sabía de qué.
     Ocurrió una mañana espléndida de primavera. Papá estaba en el patio, sentado en la mecedora donde le había dejado mi hermano. Yo leía un libro a su lado sin prestar mucha atención a sus quejas ahogadas, a su baba cayéndole sobre la camisa del pijama. Primero escuché el taconeo que venía de adentro de la casa, luego el frufrú del vestido, y antes de que mi hermano hiciera su aparición estelar, me llegó el olor del perfume de mamá.
     Papá no se murió de la impresión, como yo esperaba, cuando vio a su hijo vestido de mujer en mitad del patio, ni cuando se le acercó y le estampó un beso de carmín en sus mejillas resecas. Levantó la cabeza y lo miró de arriba abajo, sonrió y dejó escapar una lágrima. Mi Teresa, mi Teresa, no dejaba de repetir, llamando a mamá, mientras mi hermano, con el embrujo en el cuerpo, bailaba para los dos hasta caer agotado sobre los geranios del patio.

16 comentarios:

Mónica Ortelli dijo...

Bellísimo, Lola. Tan bien contado...
Un abrazo fuerte.

Lola Sanabria dijo...

Gracias, Mónica. Me alegro mucho de que te guste.

Besos volados.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Formidable, Lola! ¡Qué relato!

Consigues, a través de una construcción de los personajes brillante, una intensidad emocional que trasciende la acción imperante. Este es un micro con gran pulso narrativo, que destila los vapores de una intimidad dura, cruel, amarga.

Con tu permiso, se lo regalaré a mis amigos del FB.

Un abrazo,

Anita Dinamita dijo...

Jope, Lola, qué pasada!!!
Precioso, lleno de imágenes y de hilos evocadores.
Un abrazo

Miguelángel Flores dijo...

Qué hermosura, Lola. Qué historia tan real, tan bien contada. Hay algunas imágenes que son de premio, como esa zapatilla a la entrada y la otra que cae, como esa pavesa que se apaga...
Todo el relato es tan tuyo, Lola. Se disfruta cuando escribes largo, y se nota que tú también al escribirlo.

Abrazos o más.

Lola Sanabria dijo...

Has vuelto a sacarme los colores, Pedro. Muchas gracias por difundirlo en FB.

Pasada es tu comentario, Anita.

Miguel Ángel, tú siempre pendiente de los detalles.

Triple de abrazos.

Puck dijo...

No puedo más que sumarme a los comentarios anteriores y decirte que cada párrafo es una vuelta de tuerca que nos mete en esa casa, en el armario de los vestidos, y luego nos saca al patio a bailar con los geranios. Triste, precioso, muy emotivo.
saludillos admirados

Lola Sanabria dijo...

Entrar en el armario para salir vestido, ranita.

Abrazos saltarines.

CDG dijo...

Me ha gustado mucho el dibujo de todos los personajes, con imágenes poderosas y una historia familiar llena de aristas.
Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Y a mí me ha gustado lo de la historia familiar llena de aristas.

Abrazos familiares.

Rufica dijo...

Un relato en relieve, de los que se palpan. Felicitaciones, Lola (¡ah qué honor haces a ese apellido tuyo, azul y fecundo!).- Abrazos, Victoria Trigo

Lola Sanabria dijo...

Gracias, Victoria, por pasarte por aquí y dejar un comentario tan luminoso.

Par de abrazos.

Elysa dijo...

Siempre es un gustazo leerte, pero en estas historias más largas aún más. Todo está tan bien perfilado que no puedo dejar de verlos, sentirme dentro de la historia.

Besitos

Lola Sanabria dijo...

Me alegro de haber conseguido meterte en la historia, Elysa.

Doble de abrazos.

José R. Aliaguilla dijo...

¡Buena pluma!

Me refiero a tu sentida prosa y, bueno, al chaval... también.

Lola Sanabria dijo...

Me gustó el juego que haces con la palabra pluma, José R.

Abrazos emplumados.