15/5/12

NIDOS DE SUBVERSIÓN FINALISTA EN LAMICROBIBLIOTECA

Tomada de lamicrobiblioteca
Desde niño siento debilidad por lo mínimo. Me emociona el peso de una hormiga, imparable, remontando la cima de mi dedo; el grano de sal que brilla entre el vello del brazo de mi querida Loren, un mediodía de tortilla y playa; la gota de lluvia, como lágrima que escurre en el cristal de mi ventana. Pero mi editor no opina igual. Quiere un libro a lo grande. Algo que distraiga la indignación de la gente. Y así lo haré. Completaré, una a una, las mil páginas que propone. En cada hoja, cien palabras escogidas. Embriones que alienten la rebelión.

23 comentarios:

Mar Horno dijo...

Enhorabuena Lola. Eres maravillosa. Visita mi blog que te he dejado un regalo. Un beso.

Patricia Nasello dijo...

Muchas felicidades, Lola: tanto por ser finalista como por el micro.
Embriones de rebelíon...
Ojalá, ojalá.

Sergio Cossa dijo...

Genial, Lola.
Y dejale algunas en blanco, para que las llenen a gusto los lectores indignados.
Un saludo.

Elena Casero dijo...

me gusta esa manera de llamar a la rebelión.

Y no nos cansamos de darte la enhorabuena.

Muchos besos, gran Lola

Rosana dijo...

Enhorabuena Lo!


Jeje me he asomado a La Micro y mira qué sorpresa


Besicos


Me gusta la rebeldía del micro respecto a lo de escribir tochos sin más por el hecho de hacerlo y la segunda lectura rebelde, y hasta es un manifiesto del microrrelato.

Laura dijo...

Merecido reconocimiento de la microbiblioteca, Lola. Me gusta cómo lo has contado y cómo se convierte en denuncia de lo que hoy ocurre en las editoriales ...vale más lo que opine el editor, que lo que opine el autor. Al lector se le deja muy poquito margen para la revelión.

Me decía una "librera", de las de siempre que antes devolvían ...un caja cada mes. Ahora llenan la caja con libros que nadie leerá ...¡todos los días!, porque las editoriales envían todo lo inimaginable.

Puede que entre las devoluciones se encuentren apuestas arriesgadas por lo "mínimo" que nadie promocionó como se debía, mientras otros "escritores de pantalla grande" o que se dicen serlo...son comprados SIN quizás : llegar a leerse.

Un mundo complicado, sin duda.

Si escribes el libro de cien palabras escogidas ¡avísame!, no sea que lo devuelvan. BESOS.
.

Lola Sanabria dijo...

Un calificativo el tuyo, Mar, para ponerse al rojo vivo. Gracias por el regalo.

En ello estamos, Patricia, ten fe.

Las que hagan falta, Sergio.

La palabra subversión mola, Eléna.

Y me has avisado, Ro, siempre tan atenta a lo que ocurre. Gracias.

El año que viene si dios quiere, como decía El Hermano Lobo, Laura.

Abrazos a repartir.

Miguelángel Flores dijo...

Enhorabuena, Lola. Dí que sí, tu ve dejando embriones aquí y allí, que un día crecerán y serán gigantes que aplasten.
Un abrazo, grande, el abrazo y tú.

AGUS dijo...

"El peso de una hormiga, imparable", "un mediodía de tortilla y playa". Ambas frases son una muestra impecable de los altos vuelos de tu literatura. Qué difícil es decir, contar, con palabras nuevas. Y tú lo haces siempre, como si cada texto fuera un reto. Increíble.

Abrazos, besos.

Lola Sanabria dijo...

Así lo creo yo, Miguel Ángel: lo pequeño y aparentemente insignificante se une y es imparable.

Tú lo has dicho, Agus, cada texto es un reto para los juntapalabras. Me sonroja lo de los altos vuelos de mi literatura.

Abrazos pareados y agradecidos.

Susana Camps dijo...

Es un placer verte ganar, Lola. En literatura y en visibilidad (concursos). Ahí van mis dos besos y el achuchón correspondiente.

CDG dijo...

La rebelión de lo pequeño. Me gustó mucho. Todos merecen su espacio, desde las hormigas hasta los elefantes.
Un beso.

Xesc dijo...

Mil páginas sería como una micro-saga. En cada una cien palabras sería como una macro-novela.

Me parecería genial invitar a la rebelión con embriones de talento como este micro.

Abrazos

Juan Leante dijo...

Siempre mejor la calidad que la cantidad. Estupendo micro.
Enhorabuena Lola.
Besos.

Torcuato dijo...

Quiero leer ese libro a ver que pasa.
Besos y felicidades, Lola.

Sandra Montelpare dijo...

Muchas felicidades!!
La palabra como un embrión de rebelión: qué maravillosa manera de contar, Lola!
Saludos admirados!

Petra Acero dijo...

Lola, muy micro, muy complaciente e irónico, muy plástico, muy poético, todo prosa, muy cercano y abstracto...
¿Para qué más palabras... si ya sobran?

Saludos.

Lola Sanabria dijo...

Me llegó ese achuchón colmadito de cariño, Susana.

Así lo creo yo también, Xesc.

Y que pase algo bueno, que ya estamos hartos de maldades, Tor.

La palabra es un arma muy potente, Sandra.

Buen juego el tuyo con las palabras, Petra.


Abrazos a repartir.

Lola Sanabria dijo...

Para calidad, la tuya dejando comentarios, Juan.

Besos a mogollón.

Cora Christie dijo...

Me gustan estas descripciones preciosistas, que envuelven, además de lo que describen con delectación, la apariencia de una rendición que encierra una piñata de rebeldía contra la sumisión y la entrega pactada.

¡Bravo!

Lola Sanabria dijo...

De muchas piñatas, o una muy gorda está hecha la rebelión, querida Cora.

Abrazos múltiples.

Elysa dijo...

Un manifiesto para la rebelión, Lola. Y a seguir diciendo ¡felicidades!
He tenido unos días complicados pero aquí estoy haciendo un repaso. ¡No paras! y yo me alegrol.

Besitos

Lola Sanabria dijo...

Espero que las complicaciones se hayan resuelto, Elysa.

Abrazos agradecidos.