26/1/12

I PREMIO DEL CONCURSO INTERNACIONAL DE CUENTOS ANADE (APARTADO PERSONAS CON DISCAPACIDAD FÍSICA, SENSORIAL O CON ENFERMEDADES MENTALES)


TORMENTAS EN LA MEMORIA

Viste vieja?,  salió el sol. Siempre las tormentas pasan, vos lo sabés mejor que nadie, en nuestro camino, tantas veces creímos naufragar. Pero logramos llegar a tierra. Cómo pasan los años, hasta en las paredes de nuestra casa se nota. Nuestra casa. ¿Te acordás lo que hinchaste para que hiciera la cocina grande?, es tan enorme este lugar ahora, que más de una vez se me pierde tu aroma y tengo que inventármelo al igual que tu imagen. Pensar que en algún momento la pudimos llenar, aún me parece escuchar aquellos sonidos de domingo.
     Mirá cuántas piezas vacías, por tu manía de querer que cada uno de los chicos tuviese una. Si nos habremos deslomado para hacerlas, vos sentada todo el día en la máquina y yo haciendo horas extra en la alpargata, pero lo logramos. Cuando nos vinimos a vivir aquí, solo teníamos la cocina, una pieza, el baño afuera y nuestra amada galería con la palmera en medio. Los mates que hemos tomado bajo sus hojas, me parece verte, tu vientre inmenso, toda vos eras flor. Si supieras las veces que se me piantó una lágrima, cuando ibas a calentar la pava, y me quedaba mirando cómo te alejabas, con tu paso lento, el que avisaba de que pronto la casa se volvería a llenar de risas, llantos y pañales. Mira si soy viejo tonto, mientras te contaba esto, que nunca te había dicho, también se me piantó una lágrima.
     Es una casa muy grande la que tenemos, cada tanto me desoriento en ella, quizás a vos te pasa lo mismo, por eso a veces cuando te llamo no venís. Seguime, vamos a la puerta de rejas, aún está intacta, al igual que mis recuerdos. Mirala vieja, tan fuerte como siempre, ¿recordás cuando vinieron los milicos a buscar a Jorge?, no la podía abrir los muy desgraciados, lo que les costó que cediera sus brazos, como los tuyos, antes de que te lo arrancasen. Esta puerta dice mucho de nuestra historia, si te habré visto, recostada en ella, esperando a tu hijo, a nuestro hijo, ese que nunca volvió. Por tu silencio, sé que te pusiste triste, al igual que yo. ¿Viste, Elena?, es mentira que el tiempo lo cura todo, hay heridas que jamás se cierran, solo se cubren de polvo.
     No quiero que te pongas mal, mejor hablemos de cosas lindas, que también tenemos muchas, como cuando salí del brazo con Margarita el día que se casó, vos no parabas de llorar, y yo te juro que tenía unas ganas de volver sobre mis pasos, sabía que al traspasarla esa puerta, la nenita a la que por años, cada mañana, llevaba a la escuela, ya no dormiría bajo mi mismo techo. Y luego los nietos, sus bautismos, las Navidades en la galería. Nuestra vida y cada uno de los recuerdos que nos quedó de ella están dentro de esta casa. Entremos, vieja, vamos a tomar mate, porque se está nublando de nuevo, y, como te dije antes, a veces, con las tormentas me desoriento.

Myriam Claudia Peradotto (Argentina)

15 comentarios:

Mar Horno dijo...

Es un cuento MARAVILLOSO. Merecido premio. Se me han escapado unas lagrimillas, ¿será la tormenta?. Gracias por traerlo a tu página, ha sido un placer leerlo. Un beso.

Lola Sanabria dijo...

Lo presentaron en una grabación de vídeo, con una lectura espectacular y también signado. Me pareció una belleza.

Abrazos lacrimógenos.

Paloma Hidalgo dijo...

Es una delicia, me ha sobrecogido leerlo, tengo la sensación de haber visto sus rostros, sus miserias, sus alegrías. una maravilla Lola. Gracias por compartirlo en tu blog.

Un abrazo

Rosa dijo...

Gracias Lola por compartir este precioso relato. El título ya por si solo es pura poesía.

Besos desde el aire

MJ dijo...

¡Qué preciosidad de relato! ¡Cuánta ternura y complicidad hay en esta pareja!
Una delicia de lectura. Me ha encantado.
Gracias, Lola.

Un beso.

Nicolás Jarque dijo...

Lola, es un cuento muy lindo. Me encanta la literatura sudamericana y este lenguaje tan particular. La historia es triste, tanto que hace daño.
Sin duda, es un merecido premio.

Mis felicitaciones a la autora y a ti las gracias por publicarlo.

Besos para el otro lado del mundo.

Lola Sanabria dijo...

Tenías que haberlo escuchado, gana mucho, Paloma.

Desde luego, Rosa, a mí también me lo parece.

Complicidad y ternura, tú lo has bordado MJ.

A mí también me gusta mucho el lenguaje argentino, tiene cadencia, Nicolás.

Abrazos al cubo a repartir.

Maite dijo...

Precioso, un texto pleno en todos los sentidos.

Patricia Nasello dijo...

Qué cuento!!!!!!
Gracias por compartirlo, Lola.

Un abrazo

Lola Sanabria dijo...

Ya lo creo que lo es, Maite.

Sabía que te iba a gustar, Patricia.

Par de abrazos.

CDG dijo...

Muy bien escrito, como ya han dicho por aquí. No sé cómo serían el resto, pero este es muy bonito

Elysa dijo...

Gracias por compartirlo, pone un nudo en la garganta, pero merece la pena leerlo, es una belleza.

Besitos

Lola Sanabria dijo...

CDS, los demás están muy bien, pero éste es de lo más lindo.

A veces lo bello hace llorar, Elysa.

Par de abrazos.

Cora Christie dijo...

Bellísimo relato. Bien contado,justo merecedor del Primer Premio.

Ojalá pudiera decirle a su autora en persona lo que me ha conmovido y gustado su relato; y que me ha parecido que con la voz del anciano también escuchaba una melodía tristísima, que ella ha sabido dar a sus recuerdos.

Gracias, Lola, por traérnoslo aquí.

Lola Sanabria dijo...

A mí también me gustaría poder decírselo, querida Cora. Tal vez pueda entrar aquí y leer las alabanzas de tu comentario.

Puñado de besos.