4/11/11

RELIQUIA DE AMOR

Fotografía tomada de la red

Le di la extremaunción al Papa y abandoné sus aposentos con la bolsita que me entregó. Pero cómo hacer el encargo. Debía bajar a la cripta y romper la lápida. Paseé nervioso, asomándome varias veces a las luces de vigilia en la plaza de San Pedro; Negrín, ladraba a mi lado. Tomé una decisión: abrí el saquito y eché su contenido en el comedero. Sor Angelina lo entendería, seguro. Después de todo, llevaba años sin ese trocito de cuerpo.

32 comentarios:

Odys 2.0 dijo...

Virgen santa, ¿no será el pene del Santo Padre?

No, no puede ser...

¿O sí?

Yo me parto :-D

Rosa dijo...

Jajaja que bueno Lola!!!El perro comió huesos de santo o en este caso de santa.

Besos desde el aire

Patricia Nasello dijo...

Crudo y aunque parezca mentira, realista micro. Religioso o no mantenerse célibe es una decisión persolísima. El celibato no puede, y de hecho no se consigue, venir por imposición jerárquica.

Dejás al descubierto el envés de la realidad, su costado desprolijo, patético.

Te dejo un abrazo libre, Lola, sin imposiciones absurdas

No Comments dijo...

jajaja me sorprendió el final, si era bolsita no sería para tanto no? Jijiji

Un saludo indio

Susana Camps dijo...

¡Jo, qué irreverente!
Fenomenal la ambientación.
Besos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Hay besos que suenan a últimas voluntades...

Saludos y un abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mar Horno dijo...

Jolín Lola menudo micro macabro. Ese negrín comiendo "lo que sea" de Sor Angelina. Pero lo que me ha encantado es esa historia de amor entre el Papa y la monja, llevando durante años la bolsita con la reliquia de su amor prohibido. Qué historia más bella. Un beso religioso.

Nicolás Jarque dijo...

Lola, me he quedado de piedra ante tamaña revelación. ¿De dónde has sacado la información? Me ha gustado este juego entre realidad y ficción, o a la inversa. Lo que no acabo de averiguar que escondía esa bolsita.
Besos que caben en bolsitas.

Lola Sanabria dijo...

¡Vete tú a saber qué se movía en el fondo de la bolsita, Alberto!

Negrín tenía buen estómago, Rosa.

El celibato, querida Patricia, sólo trae perversiones. A las pruebas me remito.

Alguna falange, digo yo por decir, Indio.

Quien me conoce sabe que me dan ataques de gamberrismo, Susana. Mejor eso que jaquecas ¿no?

Y otros que son un aferrarse a la vida, Antonio.
¿Viaje, qué viaje?

A mí me da un poco de repelús lo de llevar un trocito de cuerpo pegado al costado toda una vida, Mar. En todo caso un amor pelín macabro.

Yo creo que la realidad, a veces, supera la ficción, Nicolás. Miedo me da pensar en las bolsitas que andarán por ahí escondidas.

Abrazos variados a repartir.

Ximens dijo...

Los huesos de santos que se hacen por estas fechas tienen su origen en relatos como el tuyo pero reales. El amor no entiende de religión. Me ha gustado.

Elysa dijo...

Jajaja, qué bueno. Me estoy imaginando que trocito sería, no sé. De todos modos Negrín es ahora un perro ¿santo?

Besitos

Lola Sanabria dijo...

El amor no entiende de religión, Ximens, pero puede retorcerse hasta ser un sarmiento seco, o lo que es peor, una serpiente venenosa.

Negrín no tenía ningún problema en despacharse un trocito de monja,Elysa.

Par de abrazos.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Y yo que creo que quién llega a Papa es incapaz de sentir amor más allá de sí mismo. Papado y amor me parecen conceptos excluyentes.

Dicho lo cual, opto por una interpretación más perversa.

Un micro formidable, Lola.

Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

También puede ser que lo llamen amor cuando quieren decir sexo, Pedro. Me parece divino que optes por la perversión.

Besos volados.

Humberto Dib dijo...

Lola, creo que te van a quemar en la hoguera... jeje, pero el relato estuvo muy bueno.
Un saludo.
HD

Lola Sanabria dijo...

Con lo que está cayendo y los inquisidores en puertas, no me extrañaría nada. Bienvenido, Humberto.

Abrazos embrujados.

Torcuato dijo...

Pero...¿Los curas tienen pito?, ah si, para mear.
Besos.

Lola Sanabria dijo...

Otro que va a arder en una pira.

Abrazos de androide.

AGUS dijo...

Una crítica feroz a la doble moral o triple de estos hombres sin alas que se creen dioses. Yo estoy con Albert, es el pito pito gorgorito. Me encanta la manera tan sutil y elegante que tienes de poner todo patas arriba, sin aspavientos, pero con una contundencia sin fisuras. Bravo.

Abrazos, besos.

Lola Sanabria dijo...

Donde pones el ojo, pones la bala, Agus. Buena disección del micro.

Abrazos agradecidos de finde.

R.A. dijo...

Seamos irreverentes, ahora más que nunca!!!



Y dicho esto, yo como Odys me parto.


Besos con limón

R.A. dijo...

Seamos irreverentes, ahora más que nunca!!!



Y dicho esto, yo como Odys me parto.


Besos con limón

Puck dijo...

jajaja más allá de la reflexión y la crítica me quedo con la imagen y la risa que me has provocado.
Saludillos

Miguelángel Flores dijo...

Y qué hacía el Papa con un cacho de Sor Angelina?
Y Negrín?, ¿seguiría siendo el mismo después?, ¿perdería el interés en perseguir gatos?, ¿lo cambiaría por la costumbre de husmear hábitos?

Qué de preguntas, Lola, qué de preguntas...
Un abrazo, pero qué de preguntas.

Lola Sanabria dijo...

No te partas que luego hay que recomponerte, Ro.

Abrazos madrugadores.

Maite dijo...

No he podido evitar la risa, sobre todo por el agobio que tenía que sentir ante tal encargo, y esa imagen de Negrín comiéndose el xxxx es brutal. Gracias por el ratito, Lola :D

Lola Sanabria dijo...

Anda, Miguel Ángel, vete tú y pregúntale al fósil, a ver qué te cuenta.

Abrazos vivitos y coleando.

Lola Sanabria dijo...

¡Bonito, él, mi Negrín! ¡Qué bien le supo el cachito de la sor!

Abrazos cantarines, Maite.

Lola Sanabria dijo...

Ranita verde, qué poco respeto a las jerarquías religiosas. Te van a condenar a acabar de cena (ancas de rana) en cualquier refrigerio papil.

Abrazos con guasa.

Gemma dijo...

Brutal!!! :-)))

Besos

Lola Sanabria dijo...

Gracias, Gemma.

Abrazos tiernos.