16/11/11

FANZINE RUIDO

Fotografía tomada de la red

Y QUEDARÁ LA NADA

Mi instinto dice que tu perfume ya no es verde; que la mermelada no es música para camaleones; que el néctar dulce del bodoque no existe; que el canto del jilguero nunca más será terciopelo. Mi instinto dice que la soberbia me llevó por caminos equivocados y la ceguera a regresar a un hogar sin chimenea encendida, sin lavanda, sin tu tarareo, sin el quejido chico de la aguja al horadar la tela tensada del bastidor. Mi instinto dice, en fin, que cuando hoy vuelva, desapareceré, como tú, entre las paredes de nuestra casa.

INVASIÓN


Me quedé a esperarla sin pasar de la entrada. Poco a poco, ella había ido tomando cada estancia a pasitos cortos, sin que nada ni nadie pudiera detenerla; y yo, después de mi intento de huida, fui obligada a regresar por los cancerberos de bata blanca y sonda gástrica. Antes de verla frente a mí, con la cara amable de mi bisabuela, olí su perfume de adormidera. Me despedí de mis recuerdos, luego dejé que ella invadiera con un abrazo, el último rincón de mi cordura.

Gracias, Anita.

21 comentarios:

Patricia Nasello dijo...

Los dos son extraordinarios, pero Y quedará la nada, me deja un nudo en el estómago. Barbaridad de micro.

Excelente cosecha para Anita y el Fanzine Ruido

Enhorabuena por la publicación, Lola

La sonrisa de Hiperión dijo...

La cordura es la como la razón, casi nadie la posee completamente.

Saludos y un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Desátate, Patricia, que no quiero que se te quede ese nudo en el estómago.

¡Qué sería de nosotros sin una pizca de locura, Antonio!

Abrazos a pares.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Que dificil nos lo pones, Lola!

No puedo elegir. Me llevo los dos.

Un abrazo

Anita Dinamita dijo...

Gracias a ti por participar, las letras de La Palma ganan con tus relatos, y mira que son buenas aquí las letras, sobre todo en sopa de garbanzas.
Un abrazo enorme con achuchón

AGUS dijo...

En ambas piezas destacan las ausencias. Quizá ellas sean las verdaderas protagonistas de los dos relatos. Me interesan especialmente esas ausencias que aún siéndolo, todavía no lo son. Las que conviven con nosotros, y son más reales incluso que las presencias que nos rodean y acompañan. Como siempre, un placer leerte y aprender.

Abrazos, besos.

R.A. dijo...

Enhorabuena Lola, dos microrelatos que hablan del "ruido"(la falta de ruido es ruido, un ruido ensordecedor) que dejan las ausencias...



Un abrazo

Mar Horno dijo...

"Quedará la nada" me ha gustado especialmente. A veces descubrimos muy tarde qué es lo realmente importante en nuestras vidas, y entonces, al no poder recuperarlo, desaparecemos. A mí me ha pasado en algunas ocasiones y es tremendo, pero tú, hija, qué bien lo cuentas. Un beso lleno de todo.

Maite dijo...

Muy buenos, me encantó "Y quedará la nada" cuando lo leí, y ahora sigue gustándome. Va a quedar un número de la revista para quedarse el sombrero, son muy buenos relatos los seleccionados.
Abrazos

Lola Sanabria dijo...

Tuyos son, Pedro.

Traéte cuando vengas una sopa de letras con garbanza para probarla, Anita, que me has abierto el apetito.

Siempre atento a captar las esencias de los relatos, Agus, tienes una mirada única.

Y otra que tal baila. Mirada de lince, la tuya, Rosana,para llegar al tuétano.

Pasar, pasa, Mar, y, valga la redundancia, hay que pasar página con costra y todo.

Yo creo que sí, Maite, que hay muy buenos micros seleccionados.

Abrazos a repartir.

Odys 2.0 dijo...

Y en lugar del quejido chico, los gritos del silencio. Me chifla especialmente el primero, desde el título, tan poético, tan rotundo y universal, hasta las paredes desnudas de (la que fue nuestra) casa.

Lo he leído en alguna parte, y hace bien poquito, pero el dónde, ay el dónde, eso es un misterio :-)

Besos.

Pablo Gonz dijo...

Es una publicación muy maja, Lola. Ojalá que hubiera más así.
Vale, abrazo sin mordisco (por esta vez),
P

Elysa dijo...

Creo que son dos micros muy adecuados al nombre del fanzine: Ruido. Porque en ellos hay tanta ausencia que el "ruido" es atronador.

Invasión es mi preferido.

Besitos

Lola Sanabria dijo...

Las casas, Alberto, contienen grandes historias. Y grandes misterios.:-)

Sí, Pablo, ya tengo la primera en mis manos.

Invasión tiene lo suyo, Elysa.

Abrazos madrugadores a repartir.

Ximens dijo...

El primero es un examen de conciencia tardía. Es triste, la soberbia que nos absorbe.
El segundo no llego a captar el mensaje. Torpe que estoy.

Lola Sanabria dijo...

No te preocupes Ximens, a veces, yo tampoco me entiendo a mí misma.

Abrazos medio locos.

XAVIER BLANCO dijo...

Lola, este ruido suena a música celestial. Como dice Agus están llenos de ausencias, esa es la nada mas absoluta cuando el recuerdo y el olvido baten en los acantilados de la memoria. Esas olas destrozan la playa, erosionan las mentes y cercenan la cordura.
Me quedo con el primero, porque a veces nosotros mismos somos nuestro principal enemigo, y por ese lenguaje trabajado, y ese regurgitar de campo que hay en cada una de las palabras.
Un abrazo y felicidades por la publicación.

José Agustín dijo...

Los 2 micros están muy currados, llenos de matices. Como siempre. Marca de la casa.
Saludos.

Lola Sanabria dijo...

Gracias Xavier por no haber hecho oídos sordos a los micros.

Hola José Agustín. Marcado queda tu paso por aquí.

Abrazos pareados.

Acuática dijo...

Un placer compartir publicación contigo. Tú micro se llevó mis tres puntos :)

Lola Sanabria dijo...

Ya verás qué chula la revista, Marina.
Besos agradecidos por los tres puntos.