1/11/10

INVASIÓN




El rayo había caído muy cerca y el supermercado se quedó en penumbra. Sólo las luces de emergencia rescataban de la negrura el brillo metálico de los carritos de la compra, el reflejo de un anillo, las sombras tropezando con las estanterías. Creí que había superado el pavor a la oscuridad y a sus criaturas. Pero ahí estaba de nuevo. Me quedé junto al mueble de los congelados, sin mover un músculo. Una sombra cruzó muy cerca con un aleteo suave. A mi derecha, una pareja se movía de un lado a otro. Escuché el murmullo de sus voces, el ruido de una caja al caer dentro de un carrito. Oí a la chica quejarse y maldecir una esquina con la que se había golpeado. Luego, el chirrido de las ruedas se alejó por el pasillo. Entonces se repitió lo de otras veces, sólo que ahora no podía escapar ni llamar a mi madre para que diera la luz y espantara los picos que me hacían cosquillas en los labios. Un aleteo y otro más. Miles de aleteos quebraron la penumbra en jirones de noche que subían al techo y bajaban batiendo el aire cada vez con más fuerza. Los cuchicheos subieron de tono. Me acuclillé detrás de los congelados. La algarabía de alas se mezcló con las voces y los golpes de las carreras y las caídas. Cerré los ojos y la boca y cubrí mis oídos con las palmas de las manos. Sentía los pequeños cuerpos pasar cerca, rozándome el pelo, los ojos, los labios. Entonces aquella pluma hurgó en las ventanas de mi nariz. Apreté los dientes en un último intento por sellar mi boca, pero la abrí para soltar el estornudo. Sentí su pico en el paladar, luego la bola suave bajando por la garganta. Después nada. Se encendieron las luces. Todos siguieron con sus compras. Tenía hambre. Fui a la sección de comida para animales, cogí un paquete de alpiste y pasé por caja.

27 comentarios:

Elisa dijo...

Uffff, qué buenísimo relato, la tensión surge desde el primer momento y sin respiro nos llevas a ese final entre terrible, tierno y humorístico.
Aparte de que la escena está descrita de forma totalmente visual.
No sé si se oyen mis aplausos en la distancia.

Lola Sanabria dijo...

Es que los pájaros dan mucho juego, Elisa.

Besos sonoros.

Maite dijo...

Recreación perfecta de la escena, con descrpciones impecables. En una palabra, literatura.
Un fuerte abrazo, Lola.

Jesus Esnaola dijo...

Si piensas en dos de las películas que más me impresionaron en su día, "Los pájaros" y "La invasión de los ladrones de cuerpos" no das tanto en el clavo. Y me aterra tu final, es un micro de madurez mal entendida. Es un rendirse a las pesadillas, reconocer que no se puede con ellas, claudicar porque a veces se confunde la madurez con la rendición al mundo establecido.

Nunca tramas con sólo un hilo y eso da varios niveles a tus micros, es una delicia leerlos.

Un abrazo, Lola

Julio Genissel dijo...

Muy bueno. Los pájaros dan mucho juego y también los supermercados a oscuras. Y la combinación de ambos, no sería nada sin el agregado de las emociones extremas, tal como las fobias. Muy buena tensión.
Saludos

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

Estoy de acuerdo con Elisa, aunque para mí gusto como microrrelato es un pelín largo.

saludos

Un tipo dijo...

¡Excelente!
Las imágenes, y el final, wow.
Me encantó.



Saludos.

AGUS dijo...

Me gustó mucho que la historia de corte fantástico suceda en un super. Eso le da un aire surrealista. El manejo de los tiempos y la tensión narrativa, como siempre Lola, excelente. Culminado esta vez, con un final soprendente que cierra perfectamente la tensión surrealista creada.

Un abrazo madrugador.

Lola Sanabria dijo...

Maite, Jesus, Julio (bienvenido al blog), Daniel, un tipo, Agustín... excelentes comentarios. Cogéis siempre el bisturí y diseccionáis que da gusto, los relatos.

Puñado de besos con algo de estrellas, a repartir.

No Comments dijo...

Buaf, es aterradora la escena. Me estresan los supermercados... jeje

Un saludo indio

Manuel dijo...

¡MADRE MÍA! Tremendamente visual. Me ha impactado.

woody dijo...

Angustioso, Lola. Esa mezcla de falta de luz y pájaros. Me recordó un poco a lo que hubiera podido pasar (pero no ocurrió) en Bajo el influjo del cometa, de Jon Bilbao.
Abrazos

Torcuato dijo...

Magistral representación de una fobia. Oscuridad y pájaros.
Un beso con el pico.

Mónica Ortelli dijo...

Apuntas a los miedos primigenios, Lola, a la fobia que va con uno. Ese '...y a sus criaturas' abre la cabeza al peor imaginario. Al principio pensé en murciélagos, aunque los pájaros en la noche pueden ser igual de terroríficos. El final, impecable.
Me produjo escozor en las piernas.
Muy bueno.
Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Indio, Manuel, Torcuato y Mónica. Un cuarteto de miedo para comentar sobre terrores. Gracias.

Puñado de besos a repartir.

Lola Sanabria dijo...

Leeré ese libro, Woody, me ha picado la curiosidad con tu comentario.

Besos desangustiantes.

R.A. dijo...

Jope Lola, no doy abasto.

Quería decirte que a mí este microrrelato me ha recordado al mejor Stephen King. El lector entra en materia desde el principio y me parecen magníficos los detalles, las descripciones, la atmósfera.
Sólo en plan egoista diré(contrariamente a lo que opina Daniel) que se me ha precipitado el final, pero creo que son mis deseos de continuar con esta historia tan envolvente. Me da Lola que aquí hay un relato, que el pequeñín quiere más espacio.
Besos muchos

Lola Sanabria dijo...

Te leo agobiada, Rosana, como si últimamente estuviera publicando yo mucho. Ná, poca cosa. Unos cuentitos que tenía por ahí, otros por allá... En fin, tómatelo con calma. Yo debería aflojar, pero no prometo nada.

Un abrazo de osa.

Pedro dijo...

Da gusto leerlo, opino como R.A. que el final me ha llegado un poco pronto: quería más.

Un abrazo.

David Figueroa dijo...

Qué angustia mas deliciosa!
Transmites las sensaciones a través de una narración excelente.
Como de costumbre, un placer.
Bandada de besos, sin plumas.
David.

Lola Sanabria dijo...

Ay, Pedro, no tientes a una perezosa a estirar el relato. Aunque, quién sabe, tal vez algún día.

David, estoy de acuerdo contigo, una historia de terror puede ser una lectura deliciosa, me alegro de que te gustara.

Os emplumo dos besos.

Juan Leante dijo...

Estos textos libres me encantan. Me permiten saborear tu gran imaginación. El relato es genial.
Besos.

Lola Sanabria dijo...

Compañero de la mina, que no de carbón, y del ferrocarril, el de las tierras rojas, libre, lo que se dice libre, no lo es porque el texto estuvo sujeto a ciertas reglas. Lo importante es que te ha gustado.

Besos al cubo.

Cora Christie dijo...

¡Qué espléndidamente transformas en palabras aquello que imaginas!

De nuevo un placer

Lola Sanabria dijo...

La imaginación es lo que tiene, querida Cora, que cuando dice ahí voy no hay quien la pare.


Besos con cola.

Juan Vásquez dijo...

Me uno a la multitud que, emocionada, dice que tremendas imagenes tienes, que parece cine de suspenso; Muy bueno, por poco volteo la cara para mirar los rincones del cuarto, pero no hubiera podido seguir leyendo.

Lola Sanabria dijo...

Yo que tú no bajaría la guardia por si acaso.

Gracias.

Besos sin miedo.