5/11/10

ABRACADABRA (Finalista del concurso sobre abogados. Enero 2010)



“El rapto de Europa”, me aclaró don Julián, cuando vio que miraba fascinada el cuadro que colgaba de la pared de su despacho. Mamá sacó los cubos de colores y dijo que los fuera encajando, que enseguida volvía. Luego don Julián la cogió de la mano y, como si se tratara de un mago, la hizo desaparecer con él, detrás de una estantería. Cuando reaparecieron, yo estaba dormida sobre la alfombra. El día del señalamiento para la vista oral, don Julián parecía un cura dando la absolución. Dijo que, a pesar de su vida, mamá era una buena madre y debía quedarme con ella. Hace unos días que mamá me dejó y me quedé sola en el mundo. Don Julián insistió en que fuera a visitarlo a su despacho. Mientras lo esperaba me quedé embelesada mirando el cuadro y, sin saber cómo, desaparecí detrás de la estantería.

34 comentarios:

Torcuato dijo...

Muy bueno Lola. Este tema, últimamente me toca la fibra.
Un beso.

Anita Dinamita dijo...

Es brutal, Lola!
El final he tenido que releerlo para asimilarlo... enhorabuena!
Abrazos

Lola Sanabria dijo...

Gracias Torcuato. Espero que la fibra no sea demasiado cercana.

Hola Anita, bienvenida al blog. Gracias por tu comentario.


Par de abrazos para ambos.

AGUS dijo...

Lola, este micro huele a posguerra. Se puede decir tanto con tan poco. Por encima del resto, emerge la figura de la niña. La inocencia infantil que no pregunta lo que no quiere saber. Dan ganas de saltar a la escena y rescatarla de las garras de Don Julián. Me has dejado la misma sensación amarga que me produjo ver "La lengua de las mariposas" o "Los girasoles ciegos". Lola, estas escenas las bordas. Relato marca de la casa.

Abrazos, abrazos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio...

Saludos y un abrazo.

Maite dijo...

Bueno Lola, menudo relato sobre los abusos (de poder, de paternidad, sexuales...) te ha salido aquí. Muy bueno.
Besos

R.A. dijo...

De tus relatos para este concurso es uno de mis favoritos. Recuerdo que estaba segura de que sería ganador.


Besos muchos

Lola Sanabria dijo...

Sí, huele raro este relato, como a rancio ¿no? Gracias Agustín por estar siempre por aquí, esforzándote en dar tu opinión.

Par de abrazos.

Lola Sanabria dijo...

Bienvenido, Antonio. Me gusta que tildes de encantador a mi blog. Encantada con tu visita y espero que seas un reincidente.

Besos de finde.

Lola Sanabria dijo...

Real, desgraciadamente, como la vida misma, Maite.

Besos soplados.

Lola Sanabria dijo...

Gracias, querida Rosana. Voy a proponerte como miembro del jurado en todos los concursos a los que me presente. Pasada de generosa.

Besos y abrazos, y abrazos y besos.

Iván Teruel dijo...

Un detalle que me fascina, aparte de lo lograda que está la atmósfera, lo bien trabajada que está la inocencia de la niña, que impregna de la primera a la última palabra, o los huecos entre los que se cuela la magnitud del drama. Un detalle, digo: los tres raptos, por si a alguien se le había pasado. La primera escena, la del cuadro, contiene el micro entero. Y como si se tratara de un tótem maléfico, el cuadro preside la repetición del drama otorgándole su atributo de indefectibilidad. El abuso se repite porque es intemporal e inevitable. El hecho de colocar un cuadro de la mitología griega como "convocador" del vejamen despide un chorro tan violento de desasosiego que traspasa las fronteras de la ficción, claro. El abuso es terrible, infame, abyecto, pero no puede dejar de ocurrir porque ha ocurrido siempre, como se encarga de recordar la pintura.

Lola, el recurso técnico es formidable, y la manera de pasar por un tema delicadísimo es de una sutileza desgarradora.

Plas, plas, plas.

Un abrazo rendido.

Lola Sanabria dijo...

A mí me fascina cómo has entroncado los tres raptos. Formidable análisis, Iván.

Abrazos sostenidos.

Mónica Ortelli dijo...

Cuánto me gustan tus micros, Lola, es que sabés cómo 'clavar el puñal' donde más duele. Impresionante tu trayectoria en este concurso. Felicitaciones y abrazos.

Lola Sanabria dijo...

Gracias, Mónica por tu sensibilidad con el relato.


Abrazos soleados.

Elèna Casero dijo...

No sé por qué no ganó porque el relato me parece magnífico. Cómo cuentas y cuánto cuentas con una sensibilidad preciosa para hablar de un tema tan .... horrible.

Mis felicitaciones. Insisto, magnífico

Daniel Sánchez dijo...

Sí es muy bueno y lector queda magnificamente involucrado en la historia.

Lola Sanabria dijo...

Gracias Élena. Muy agradecida por tu comentario.

Besos y más.

josé manuel ortiz soto dijo...

Lola, el abuso primero de la profesión, después de la inocencia.
Realismo cruel.

Un abrazo.

Un tipo dijo...

Lola, me encanta como me envuelve en las tramas. De alguna forma también desaparezco.

Muy bueno.
Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Cuando era pequeña, a veces me gustaba jugar a ser invisible y me escondía detrás de las cortinas o debajo de la mesa camilla. Pero luego reaparecía sana y salva. Cosa que, en algunas ocasiones, no ocurre.

Gracias, Jose Manuel. Gracias Edgar.

Un abrazo al cuadrado para ambos.

Lola Sanabria dijo...

¡Vaya, Daniel, acaba de entrar el comentario! No sé qué pasa últimamente, que o no entran o entran tarde.
Gracias por pasarte.

Par de abrazos.

No Comments dijo...

Genial Lola. No lo había leído y es muy bueno. No me extraña que fuera finalista (a ver si aprendo algo)

Un saludo indio

Lola Sanabria dijo...

Gracias Indio. Aquí aprendemos todos, unos de otros, es un buen ramillete de blogueros.

Besos al cubo.

Pablo Gonz dijo...

La tragedia hecha sugerencia. Mi aplauso, Lola. También por la reforma de tu blog.
Abrazos,
PABLO GONZ

Lola Sanabria dijo...

Gracias Pablo por tu aplauso al relato y por el de la reforma, que trasladaré a mi compañero que es el que se encarga de estas cosas.

Besos al cubo.

Juan Leante dijo...

Yo espero a leer los variados comentarios que aquí se vierten y de esa forma pillo. Reconozco que tengo dificultades a la hora de leer entre líneas. Mi admiración para ti.
¡Ah! El diseño de la plantilla lo has elegido tu (como debía ser) y lo ofrece blogger, yo tan solo he dado a la tecla.
Un besazo.

Lola Sanabria dijo...

Muy listo tú. Y pelín vaguete. Cada uno tiene su propia lectura entre líneas ¿no sabes? Y no te quites mérito, que el cambio lo has hecho tú.

Besos con redoble.

Jesus Esnaola dijo...

No sé por qué me había saltado este microrrelato, lo repesco gracias a una indicación que me ha dejado Iván. Habría sido una pena porque es extraordinario. Llego tan tarde que no queda por decir más que enhorabuena. Conseguir un texto tan sutil, tan delicado con el tema tratado y las palabras obligadas es una labor de artesana.

Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

¡Ay! Jesus, son tantos que a todos se nos pasan algunos.

Gracias por repescarlo.

Besos agradecidos.

Hector Ugalde UCH dijo...

¡Tantos textos por disfrutar y tan poco tiempo para leer!
He andado muy ocupado, pero me dí un respiro para leer y los buenos caminos me llevaron a tu cuento. :]
Me uno a los elogios. Es complicado dar con las palabras adecuadas y más en un tema tan difícil. :]
¡mUCHos salUCHos de UCH! :]

Lola Sanabria dijo...

Bienvenido de nuevo Héctor. Gracias por encontrar un hueco para el blog.


Besos nocturnos. Aún.

Rocío dijo...

Jo Lola, llego tarde, pero no quería dejar de felicitarte por este microrrelato.
Como te han comentado ya el recurso unificador de los tres raptos es magnífico. Y el tema se aborda con una delicadeza admirable. Enhorabuena Lola, me has dejado boquiabierta.
Besos
Rocío

Lola Sanabria dijo...

Nunca es tarde si la dicha es buena. Y a mí me llena de dicha recibir tu comentario. Gracias, Rocío.

Besos, mil.