8/10/10

DULCE TRAICIÓN (finalista del concurso de microrrelatos sobre abogados -febrero 2009


El letrado hizo todo lo posible para que el osito de menta encontrado entre los matorrales, al otro lado de la valla donde trabajaban en el diseño de un nuevo cohete, no se presentara como prueba. Sin embargo, allí estaba, dentro de su bolsa de plástico. Veinte años ejerciendo de espía y ni un solo fallo. El acusado intentó despegar con la punta de la lengua la fresa adherida al paladar, mientras el portavoz del jurado leía el veredicto. El juez lo miró por encima de sus gafas correctoras de presbicia, sin un atisbo de clemencia. Sería duro con la sentencia. José Rodríguez, apodado “El gominola”, recordó la advertencia de su madre. Se había quedado corta: su adicción a las chuches no solo le destrozó la dentadura, también, y lo que era peor, estaba a punto de arruinarle la vida.

8 comentarios:

Pedro dijo...

Con lo mayor que eres, hijo mío, y escupiendo todavía los ositos de menta...

Divertida chuche, Lola. Un abrazo.

Maite dijo...

Muy imaginativo, utilizando mucho los sentidos, sobre todo el de la vista, el olfato y el gusto. Muy bien pintado, hubiera sido un perfecto ganador del mes. Un abrazo.

KappieG dijo...

Hahaha. Me encanta la (d)trama!

¡Buenísimo!

Torcuato dijo...

Este micro está magistralmente engarzado. Cada pieza en su sitio.
Pero no me ha sorprendido. En cambio, sigo dándole vueltas al los 100 euros del anterior micro.
Un beso Lola.

Lola Sanabria dijo...

Madres mandonas, hijos respondones, no podía acabar de otra manera.

Gracias y bienvenido a mi blog, Pedro.

Voy a ver si te puedo meter de jurado en los concursos que me presente, Maite. Luego repartimos. Mil gracias.

KappieG, también yo estoy encantada con tu visita.

Torcuato, agradezco cómo engarzas tu comentario. Muchísimas gracias.

Besos y abrazos a repartir

Elèna Casero dijo...

Me ha gustado. Está muy bien construido.

Seguiremos leyendo.

Un saludo

Lola Sanabria dijo...

Gracias, mil, Elèna.

Abrazos.

Maite dijo...

Jejeje, pues no estaría mal eso de pertenecer al jurado, al menos tomaría parte en las finales, aunque fuera del otro lado :-)