11/3/17

UN MINUTO DE SILENCIO



Fotografía tomada de la red.


En la entrada a la sede del partido, no se escucha ni el vuelo de una mosca. Con las dos manos enlazadas delante y la cabeza gacha, aún aturdidos por la noticia, todos recuerdan su implicación en la lucha por la igualdad de hombres y mujeres, el reparto de octavillas, la pegada de carteles, la asistencia a las manifestaciones contra la violencia machista…Los dos siempre juntos, sin una pelea pública. La pareja ideal. Por eso no aciertan a comprender lo ocurrido. Sólo Ainhoa lo entiende. Desde que lo supo, no puede echar ese pájaro negro que ha anidado en su interior y que le dice una y otra vez: Tú puedes ser la próxima.

7 comentarios:

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Ese final me ha puesto la piel de gallina Lola. Magnífico tu relato. Me encanta pasar por aquí, siempre aprendo algo, además de disfrutar tus letras.
Besicos muchos.

Miguelángel Flores dijo...

Precioso, Lola.
Este trae premio. Y yo un besazo.

Lola Sanabria dijo...

Mil gracias, Nani.

¡Miguelángelde mis entretelas, teatrero guapo!

Un abrazo bestial para ambos.

María Perlada dijo...

Me encanto tu relato, estremece la piel de dolor .

Besos

Lola Sanabria dijo...

Gracias, mil, María.
Par de abrazos.

Cora Christie dijo...

A veces me estremezco leyendo un relato tuyo: Porque me pones delante un "pajaro negro" mucho mas oscuro y aterrador porque sus plumas se veían de blanco nacar.

Cuanta belleza pones, Lola, para sacar a la luz el desaliento.

Otra vez mas: Enhorabuena

Lola Sanabria dijo...

Muchas gracias, querida Cora. Fántastico tu pájaro blanco nácar ocultando el negro.

Un abrazo a lo grande.